in

Una perra muere envenenada con pastillas de raticida que comió en la calle

Una perra muere envenenada con pastillas de raticida que comio en la calleEl desgraciado suceso ha tenido lugar en una calle del barrio de Fingoi (Lugo). Concretamente en un pequeño robledal que es utilizado por los propietarios de mascotas para pasear a sus perros.

La propietaria vio que su animal cogía algo del suelo y que lo tragaba sin que le diera tiempo a quitárselo.

A la mañana siguiente la perra se encontraba muy mal y la llevó al médico. El animal murió a las pocas horas y la dueña mandó hacer una necropsia, la cual confirmó que la perra había muerto por un veneno tradicional para ratas a base de anticoagulantes.

La patrulla Verde de la Policía Local fue avisada del suceso, pero de momento no hay denuncia puesta por que no se divisaron más cebos a la vista y no se observó a nadie echando el veneno.

Sin embargo, es IMPORTANTE saber que en la zona no es la primera vez que mueren perros al ingerir veneno para ratas. Los vecinos afirman que hay una persona en las cercanías que no le gustan los animales y pueda ser quien depositó el raticida. La patrulla Verde de la Policía Local fue avisada del suceso para que investigue de oficio.

La propietaria del animal esta muy disgustada y quiere mantenerse en el anonimato, pero dijo que había adoptado a su perra en la Protectora de Animales de Lugo.

Vía: La Voz de Galicia // Foto: Óscar Cela

One Comment

Leave a Reply
  1. Con la patrulla verde de Lugo van listos, e mi vida he visto gente que racnée más para trabajar, empezando por su jefe el sr. Neira. Para empezar solo trabajan días laborables hata las dos de la tarde. Cuando quise denunciar que estaban envenenando los gatos del Hogar del Transeúnte, el sr. Neira tuvo la desfachatez de decirme que los gatos tenían que desaparecer, que había muchos gatos (mentira) y que se comían a los lagartos ocelados, que son una especie en vías de extinción. Cuando le dije que en Lugo no hay lagartos ocelados,que como solo hay lagartijas y no muchas, me dijo que los había en la muralla, que él los había visto….Es la disculpa más original que me han dado para justificar el seguir rascándose la barriga a cuatro manos.

Responder a Mercedes Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuatro personas multadas por amenazar a unos activistas que querían impedir un encierro

Un disfraz de araña para perros