in

Un soldado adopta a un cachorro que encontró abandonado en las calles de Afganistán

Donny Eslinger estaba el pasado mes de agosto en una misión en Afganistán cuando conoció y se hizo amigo de un perrito callejero. Dijo que fue amor a primera vista y en vez de dejar al perro allí abandonado a su suerte, lo escondió en su mochila y se lo llevó a la base.

Un soldado adopta a un cachorro que encontro abandonado en las calles de Afganistan

Después de un mes que rescatara a “Smoke”, Eslinger fue salvado por sus compañeros cuando fue alcanzado por fuego de mortero mientras patrullaba el 24 de septiembre.

Recibió tratamiento en el Hospital de Kandahar ya que tenía una pierna rota, varias costillas rotas y múltiples lesiones internas. Cuando más tarde fue trasladado a Alemania para darle un tratamiento mejor y hacerle un seguimiento, “Smoke” se quedó en Afganistan.

perro afganistan

Afortunadamente esta historia tiene un final feliz y después de un largo viaje, “Smoke” llegó a América para reunirse con Eslinger.

Vía: Msnbc

11 Comments

Leave a Reply
  1. Qué hermso gesto el de este soldado! El bueno de corazón siempre encuentra como hacer el bien a otro aíun en un escenario tan terrible como la guerra.Ambos volvieron a nacer, ambos salieron del infierno. Hermosisima noticia

  2. Awww q bonito q el perro viajò desde tan lejos a encontrarse con qien lo rescatò, lástima q el gobierno criminal d usa entrene muchachos para convertirlos en hampones y asesinos y así, todos los q han ido a robar afganistán, malditos desgraciados, perpetuadores d la sangre inocente. Deberían ir los Bush a peler. Hijos d p…. y estúpidos todos los q sirven a las causas d los gobiernos mundiales.

  3. Bravo chavalote.Has cumplido con tu deber de salvar vidas,incluidas las de 4 patas.Desde luego el perrito era para enamorarse de él.Ha salido de una muerte segura y ahora tendrá una vida feliz y con mucho amor.

  4. Ojala que lo traten bien, si es asi me algra saber que hay soldados gringos buenos aun, igual tengo mis dudas,,,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un perro experto en hacer muecas

Los ronquidos de un lirón