in

Un padre salva a su hijo del ataque de un babuíno

Un padre salva a su hijo del ataque de un babuínoUna familia esta pasando un día en el zoo pero en la zona de los babuínos van a tener un pequeño susto.

El padre coge en sus brazos primero a su hija para que le de comida al babuíno, hasta aquí todo bien. La niña sin problemas le da un trozo de comida.

Cuando llega el turno del otro hijo, mientras le estaba intentando dar de comer, el babuíno, con mucha velocidad intenta agarrar el brazo del niño pero el padre lo evita.

[youtube width=608 height=389]RAJ3c8hvGl4[/youtube]

7 Comments

Leave a Reply
  1. He visto un mono mucho más inteligente que el humano que sostiene al niño. Hay que ser muy tarado para saltarte la valla de seguridad y exponer a tus chiquillos a los animales enjaulados.La estupidez humana es infinita…

  2. la mayoria de los monos, en cautiverio se vuelven sumamente ostiles, y si tienen la posibilidad descargaran esa rabia con el primero que logren atrapar, es una imprudencia de ese padre exponer a sus niños a tal peligro…

  3. Estoy con todos los demás, el padre es estúpido. Ya me parece fatal que la gente vaya al zoo, pero joder, por lo menos respeta los sistemas de seguridad. Aparte de que está siempre señalado que no se debe dar de comer a los animales. Si te dan tanta penita de verlos ahí enjaulados, no vayas al zoo, por mucha comida que se les dé, no les ayudas, al contrario

  4. “En los zoos los animales sufren, se deprimen, enloquecen, se hieren entre ellos, padecen enfermedades, pasan hambre, pasan frío y calor extremo, en definitiva no pueden vivir como desearían. En los zoos los animales son ridiculizados en penosos espectáculos, sometidos al estrés del griterío de los niños que no comprenden, de las continuas fotos y flashes, y de los centenares o incluso miles de personas que pasan cada día por delante de sus jaulas a observar su comportamiento en cautiverio. Si te importan los animales no vayas al zoo. Educa a tus hijos en el verdadero respeto por los animales” Igualdad Animal

Responder a susan sharon Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un gato que se relaja en las ranuras de las puertas

Unos ciervos provocan el caos en la ciudad