in ,

Un historia con final feliz para comenzar el año

El pasado 1 de enero un buen samaritano encontró a un perro vagando solo por la calle. El can se había escapado, en un principio pensaron que se habría asustado por los fuegos artificiales. La acción del hombre hizo posible que el perro se reuniera de nuevo con su familiar.

Un buen samaritano encontró a un perro de raza Pit bull caminando solo por las calles de Nueva Orleans (Luisiana). El perro tenía microchip pero no estaba registrado.

Los trabajadores de Villalobos Rescue Center, lugar al que fue trasladado el perro, enseguida se pusieron manos a la obra y colocaron una foto del perro en Facebook. Alguien reconoció al perro, de nombre Poppy, y se pudo reunir con su familiar.

Anoche, el propietario de Poppy (en la foto), tuvo un accidente en coche y el perro empezó a correr asustado. Gracias al buen samaritano, a la empresa del microchip que finalmente fue capaz de localizar al propietario y a Facebook la trágica historia acabó con un final feliz.

hombre se reune con perro pit bull perdido

Si el hombre que encontró a Poppy en la calle no se llegara a preocupar por el perro, posiblemente el animal hubiera acabado sacrificado o atropellado por un coche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un hombre invierte 386 euros para salvar la vida de su pez

Una perra abraza al hombre que ayudó a cortar la cadena que la tuvo atada durante 6 años