in ,

La tierna relación entre un gatito y un perro pit bull

Un gato jugando con un pitbull

Atentos a la tolerancia que tiene un perro de raza conocida como “potencialmente peligrosa”, es un claro ejemplo de que todo son habladurías y lo que hay son dueños peligrosos.

Un gato jugando con un pitbull

El gatito juega con un pit bull y el can lo que hace es recibirlo a base de lametazos.

Gracias a Rocío, usuaria de la página de facebook de Schnauzi.com, por enviar esta noticia.

One Comment

Leave a Reply
  1. Pues me quedao intranquila al ver el video, porque me a parecido verle en la carita al gatito heridas, por encima de el ojo derecho y en la naricita,,,, :S

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

perro orejas grandes

El perro con las orejas más grandes del mundo

Una pelea por un perro acaba en el Tribunal de Apelaciones de Singapur