in

La última cena del perro Lennox antes de ser sacrificado debido al cáncer que padecía

Este perro de raza bóxer se llamaba Lennox y debido al cáncer severo que sufría, unido a su artritis debilitante tuvo que ser sacrificado. Sus dueños explicaron que además tenía un tumor que crecía en su hombro izquierdo.

A pesar de todo, los familiares de Lennox quisieron dejar claro que el perro había recibido mucho amor y fue una gran compañía durante años. Nikolaoss, dueño del perro, publicó una foto de Lennox mirando a un plato de comida y explicando que su perro no iría al cielo sin un gran regalo.

perro lennox ultima cena

Este post no está orientado a ser triste de ninguna manera. Lennox vivió toda su vida like a boss (“como un campeón”), y esta comida refleja eso”, comentaba Nikolaoss debajo de la foto de Lennox.

El hombre quiso hacer un vídeo de su perro mientras disfrutaba de la última cena. Nikolaoss informó que su perro murió con toda tranquilidad.

VÍDEO:

AVISO: Si quieres seguir viendo estas noticias en tu muro de Facebook, debes marcar desde la página de Facebook del canal la opción: “Siguiendo” / “Ver primero”. Posiblemente no tengas esa opción marcada debido a los cambios que ha hecho Facebook recientemente.

13 Comments

Leave a Reply
  1. Es duro decir adios a un amigo, pero a veces se hace mas llevadero pensar en los grandes momentos juntos, en lo feliz que le hiciste con tu cariño y para mi lo mas importante, en lo feliz que te hizo el con ese amor incondicional.
    D.E.P, seguro que dejo en la vida de su familia grandes momentos!

  2. Es una pena que el pobrecillo haya tenido que ser sacrificado, pero se ve que sus dueños le tenían mcuho cariño. ¡Qué gracioso cuando se come la cena!
    Yo a la mía, cuando tuve claro que le quedaba como máximo 2 años más de vida, le traía de vez en cuando golosinas para perros y se las daba mientras le hablaba.

    • opino como tú Ana Rosa, dicen que también tenía artritis pero se le ve levantarse con total agilidad y comer con apetito, si estuviese tan mal no lo haría.
      Yo tengo una bóxer de 9 años con displasia de cadera y artrosis en las rodillas y, con tratamiento, ella anda súper feliz. No me gusta criticar, pero creo que se han anticipado.

    • la verdad es que no creo que sepas que es un cancer, aunque el perro aparentemente se vea bien, el sufre, tuve un perro ya tenia una edad avanzada, tenia cancer, osteoartritis, tenia problema en las articulaciones, tenia un soplo en el corazon y le costaba respirar, aunque ellos siempre se vean alegres no qiere decir que no sufran, ellos sufren mas que un hombre, por que ni hablar pueden, pero sabe que fue lo maravilloso que le aprendi a mi perro que en paz descanse, “que aunque se estaba muriendo en vida y no podia mas con el dolor en su cuerpo, siempre tenia el detalle de darnos el cariño y el amor que el sentia por nosotros “

  3. También tuve que sacrificar a mi perra por cáncer. Pero luchamos incansables durante sus últimos ocho meses… Cinco operaciones. Y ella siempre salía adelante. Y mejoraba.
    Una y otra vez.
    Y otra.
    Y otra.
    Hasta que perdió como el 80% de su peso y el cáncer le pasó a la sangre.
    Metástasis.
    Yo no pude darle esa última cena tan apetitosa.
    Casi ni me reconoció cuando fui a despedirme.
    Pero me conformo con los últimos momentos, cuando la abracé e intento mover la cola.
    Le vi en los ojos un torrente de fuerza arroyador.
    Estaba ahí. Todo lo que fue.
    Su vitalidad, sus ganas de vivir, su alegría.
    Su lucha incansable. Me dejó vérselo todo en apenas 2 minutos.
    Mi pequeña… Me quedo con eso.
    Ojalá hubiese podido pasar sus últimos días conmigo en casa, no entubada en una clínica.
    Pero sé que sabe que hice todo lo que pude.
    Hace apenas siete meses y yo siento que llevo décadas sin ella.
    Esta noticia me ha hecho revivirla de nuevo con fuerza.
    Gracias equipo de Schnauzi.

  4. Mi perro murió en mis brazos. También metastasis. El diagnóstico fue un tumor en el hígado, acompañado de la frase… “no puede ser, a este perro no le puede pasar esto” que se le escapó al veterinario. Y yo creo que él lo entendió, porque empezó a moverse, a querer jugar, a decir.. “no te preocupes, estoy bien, voy a estar bien. No te preocupes por mi”. Aguantó 6 meses como un campeón, con su medicación y sus controles, ecografías, análisis… , incluso se comió una pelota y le operaron y salió adelante… Y volvió a jugar. Pero yo sabía que un día me miraría y sus ojos me dirían “ya no puedo más”. Y ese día llegó. De pronto era incapaz de comer, vomitaba hasta el agua, apenas se tenía en pie. Lo intentamos todo durante tres días, pero ya no había más… ya era el momento. Yo debía impedir que él sufriera más, debía dejarle ir. Se durmió en mis brazos… Y se que su último recuerdo fueron mis manos acariciandole y mi voz acunandole.
    Hace ya casi 5 años y aún le recuerdo cada día.

  5. Cuando ya no hay nada que hacer es mas humano dejarlos ir tuve una tia con cancer durante años pero llego un momento al final en que por favor pedia acabar con el sufrimiento y por desgracia estuvo todo un mes mas tirada en una cama esperando el momento de descansar por fin ….Por eso si podemos, debemos
    evitar su gran sufrimiento

  6. darle gracias a Dios por haber tenido la oportunidad de tener una linda mascota y dejarles partir es lo mejor; y buscar otra mascota, hay tantas en los albergues o en la calles en espera de ser adoptados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Varios jóvenes propinan una paliza a un hombre para robarle su perro en Granada

Un perro que no quiere tomar su medicina