in , ,

Una turista graba el terror que ejerce un joven cuidador sobre un elefante que estaba saludando a la gente que pasaba

joven-cuidador-punetazo-elefante-zoo-tailandia

Una turista fue testigo del terror que ejerce un joven cuidador de elefantes sobre estos animales.

Charley Costin estaba con su novio visitando el Damnoen Saduak Elephant Village, un zoológico de Tailandia, y tuvo que dejar de grabar pare reprender la acción de un cuidador que los dejó completamente de piedra.

Mientras uno de los elefantes del recinto saludaba tiernamente a los turistas, un niño encargado de cuidar a los animales se acercó a toda velocidad y amagó con dar un puñetazo al elefante. El animal reacciona en cuestión de segundos echándose hacia atrás, como si ya le hubieran dado puñetazos en otras ocasiones. Luego se ve como el joven agarra fuertemente al elefante de una de las orejas.

Es en ese momento en el que la turista que grabó las imágenes comienza a reprender la acción del joven.

16 Comments

Leave a Reply
  1. Lorenzo!!!!!!!!! Eres un maltratador seguro. Quien es malo con los animales tambien lo es con las personas pobrecita la q caiga en tus manos la vas a enseñar quien manda ahora q ya t llegara alguien q mande mas q tu y t dara tu merecido a mi me encantaria q t lo dieran q asco me da la gentuza como tu

  2. Bueno en nuestra cultura los dueños de los perros pueden darle un fuerte y doloroso tirón de correa al perro si se acerca mucho a alguien o si se atreve a desobedecer una orden, y por muchos tirones que reciba el perro eso estará bien visto; lo del vídeo es solo un poco peor mirándolo desde ese punto de vista, si alguien de otra cultura muy diferente viera los métodos “nuestros” también se indignaría. Y visto así me alegro de no tener perro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una mujer ayuda a un perro tras ver en la cámara de seguridad de su casa como era abandonado a plena luz del día

Louis Vuitton, el perro Pit bull que fue operado 33 veces tras ser apaleado y quemado por su antiguo dueño, todavía tiene amor para su nueva familia