in

Tommy, el perro que iba todos los días a la iglesia a esperar a su difunta dueña, ha muerto

Hace un tiempo hablábamos de Tommy o también conocido como Ciccio, un perro que acudía todos los días a la iglesia para esperar a su difunta dueña. Tommy tenía 13 años de edad y después de haber sido mundialmente conocido por su fidelidad, ha muerto.

María Lochi, la mujer que se había hecho cargo de este perro mezcla de pastor alemán, daba la triste noticia. “Por desgracia, tengo que dar a todos una triste noticia …. Tommy ya no está entre nosotros. Murió mientras dormía a las 15:45 debido a un paro cardíaco. Descansa en paz querido amigo”, explicaba María.

muere-perro-tommy

Desde que se conoció la noticia del fallecimiento de Tommy, el famoso perro que acudía a diario a la iglesia en busca de su familiar muerto, han sido muchos los mensajes que le han enviado. Gente de Italia y del mundo entero se ha quedado conmovida y triste al conocer la noticia.

Desde Schnauzi.com estamos seguros de que Tommy ya está junto a su dueña. Muy feliz de volver a estar al lado de María Corredera, la mujer que cuidó de Tommy y que dedicó toda su vida a los perros callejeros.

Visto en: Leggo

Gracias a Margo, usuaria de la página de facebook de Schnauzi.com, por enviar esta noticia.

10 Comments

Leave a Reply
  1. …Y MIENTRAS EN ESPAÑA DECIMOS QUE LOS ANIMALES NO TIENEN DERECHO A LA LIBERTAD NI A LA VIDA….LOS ANIMALES NOS DEMUESTRAN QUE SON MUCHO MEJORES QUE NOSOTROS.

  2. siempre pienso q nada m volverá a sorprender..
    y entonces leo una nueva noticia como está..
    y es cuando comprendo que con ellos nos
    sorprenderemos siempre…ojalá lo q llamamos humanos fuéramos la mitad d fieles q ellos

  3. “Nunca te bañarás dos veces en el mismo río”. Nada queda, nada es estable, todo está sujeto al cambio incesante, al devenir; en otras palabras: al tiempo. Heráclito.

    “CICCIO”, un momento para reflexionar sobre los vínculos que establecemos a lo largo de nuestra existencia

    Ciccio hoy se unió a su tierna protectora, María Corredera, la mano que le cuidó y dio amor. Sin su presencia sólo soportó dos pesados meses, su corazón se rompió, su esperanza espiró, tantos días en el frío suelo, esperando del calor de sus manos, su sonrisa, su presencia, todo murió para el Pastor Alemán, el día en que el ataúd en que viajaba su dueña, desapareció de su vista.

    Murió como lo hacen aquellos seres cercanos, que son incapaces de sobrevivir sin la presencia del que les enseñó a vivir, colmando con su presencia sus noches y días.

    Que lesión tan profunda nos deja “Ciccio”, ¿sería que no aceptó ser Tommy en manos de María Lochi ?, ¿sería que quería vivir en el más allá con su cuidadora y protectora?, ¿acaso el amor profundo hacia el alma protectora cuando se vive la orfandad y el frío de la calle, no es suplantable?.

    Resulta innegable que los perros también se deprimen, que también elaboran duelo frente a la muerte del ser querido, no como se había pensado mayoritariamente por ethologos, que duelo era una conducta exclusiva de elefantes y gorilas.

    No habrá mensaje de la red tan profundo, tan punzante, tan penetrante, que el que “Ciccio” le regaló a María Corredera con su muerte.
    Una lesión más, para invitarnos a evitar el maltrato animal en cualquiera de sus formas, una razón más para no regalar o traficar con la mascota al arbitrio y capricho, una razón para investigar esas emociones y habilidades que subyacen al mundo animal del que no nos hemos podido desprender, a pesar de las riquezas, la ciencia y la tecnología, una razón más para cuidar nuestra mascota y mirar al que está abajo, a nuestro lado, mirándonos, lamiéndonos los pies o las manos, contemplándonos, sanándonos, protegiéndonos.

    Esta noticia remite a la escena fría, lúgubre, de la muerte de una anciana, cuyo perro no salía debajo de su cama tras su muerte. Otro que en la enfermedad de su cuidadora nunca la abandonaba en su lecho de muerte, y aquel que a su amo con dolor le contemplaba a través del cristal de su féretro, sostenido en sus patas traseras.

    No hay enfermedad más mortal que el abandono y la falta de amor, la pérdida del ser que amamos, esto rompe el corazón, las enfermedades y muertes están vinculadas con lo que nos ocurre en la cotidianidad, esta es la época del desprendimiento, del desamor, de la guerra, del abandono, del que no se escapa el animal, enfermedad del siglo, el paro cardíaco. Paro cardíaco, también conocido como paro cardiorrespiratorio o paro circulatorio, es el cese brusco de la circulación normal de la sangre, debido a un fallo de la contracción del corazón durante la sístole con eficacia.
    Un paro cardíaco es diferente (pero puede ser causada por) un ataque al corazón (infarto de miocardio), donde se interrumpe el flujo sanguíneo al corazón palpitante (como en shock cardiogénico).

    Evidencia creciente apoyan la hipótesis de que emociones negativas influencian el desarrollo de la enfermedad cardíaca coronaria. Siendo la evidencia más fuerte para la ansiedad como un potencial factor de riesgo (Kubzansky y Kawachi, 2000).

    Strik, Denollet, Lousberg y Honig (2003), aplicaron pruebas de ansiedad, depresión y hostilidad a 318 sujetos (media de 58 años de edad) sobrevivientes de un primer ataque cardíaco. Después de un seguimiento de 3.4 años, había 25 eventos cardíacos fatales y no fatales. Los síntomas de ansiedad (HR 3.01, 95% CI 1.1 A 7.03; p=0.005) estaban asociados a eventos cardíacos y uso de antidepresivos. La ansiedad fue un predictor independiente de ambos eventos cardíacos fatales y no fatales.

    Los investigadores concluyeron que los síntomas de ansiedad necesitan ser considerados en el riesgo y el posterior tratamiento de pacientes posteriores a sufrir un infarto al miocardio.
    Innegablemente Ciccio, necesitó más de la nueva cuidadora, María Lochi, necesitó tratamiento para el estrés, la ansiedad y la depresión, terapia recomendada cada vez que eventos traumáticos, como el presente ocurren.

    Lo anterior, nos convoca a reflexionar sobre el vínculo y cuidados que por fortuna, aún conservamos con el animal, en este medio social conflictivo, anómico, caldo de cultivo de las enfermedades del trato digestivo, circulatorio, respiratorio, reproductor, nervioso, del cual al parecer, no se han podido escapar nuestros seres cercanos, las mascotas.

  4. awwww un perro siempre nos va a amar mas que otros familiares o amigos por eso el mejor amigo del ser humano es el perro

One Ping

  1. Pingback:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un perro salvado de morir en un estanque helado

Un perro y un gato en pleno momento de relajación