in ,

TESTIMONIO REAL: Palabras de un técnico de sonido de televisión que hacía las retransmisiones de corridas de toros

testimonio-real-tecnico-sonido-corrida-de-toros

José Sepúlveda ha compartido en su cuenta de Facebook un testimonio real de un técnico de sonido y como fue su espeluznante experiencia durante la retransmisión de una corrida de toros.

“En mi caso, que me ha tocado llevar el sonido en alguna retransmisión, siempre he comentado, que si en lugar de la mezcla de sonido de la banda de música, aplausos, bravos, olessss y demás… el sonido fuera el que capta el Sennheiser 816 (micrófono que capta a gran distancia y buena calidad) a pie de ruedo, donde se escucha perfectamente el sonido de la banderillas al entrar en la piel, los mugidos de dolor que da el animal a cada tortura a la que se somete… y además lo acompañáramos de primeros planos de las heridas que lleva, de los coágulos como la palma de una mano, de la sangre que le brota acompasada al latir del corazón o la mirada que pone en animal antes de que le den la estocada final, creo que el 90% apagaría el televisor al presenciar semejante carnicería a ritmo de pasodoble.

Yo, personalmente pedí el dejar de hacer ese tipo de trabajo, precisamente un día que en Castellón me tocó estar en el callejón y me cabreé mucho al escuchar a un toro, al cual el torero falló cuatro veces con el estoque y harto de escuchar al pobre animal me quité los auriculares… No tuve bastante, que mientras agonizaba, escupía, se ahogaba en su sangre, se vino a morir justo pegado a mi, apoyado sobre las maderas mientras daba pasmos y su mirada ensangrentada y con lágrimas, sí lágrimas, sean o no sean de dolor, se cruzó con la mía y no nos la perdimos hasta que un inútil …. falló dos veces con el descabello, al que le dije de todo.

Ahí acabó mi temporada torera de por vida.

Son sentimientos personales y lo mas probable es que a un amante de “la fiesta” le parezca ridículo, pero para mi, más ridículo es cuando después de semejante carnicería, giras la vista al público y los ves allí aplaudiendo, comiendo su bocata sin inmutarse, ni habiendo visto y oído lo que yo.”

José S. S.

4 Comments

Leave a Reply
  1. Que triste ,,yo e llorado por ver en la tele semejante mierda ,la imagen del toro sangrando por la boca ,,era una niña y a día de hoy creo lloraría igual ,,,me parece repugnante que exista y la gente disfrute con eso ,,sin por un momento sentir lastima por el pobre animal ,,,lo q explica este hombre es muy triste ,,,pero es lo normal que siente una persona con alma y sentimientos …..entiendo su mala experiencia y me alegro que lo explique ..así tal cual, tan cruel

  2. Ni arte ni pollas, un fulano disfrazado de payaso que se convierte en un matarife muy bien pagado, ni más ni menos. Hoy en otro encierro han pillado a otro gilipollas.

  3. Cuando salen por la tele este tipo de cosas en mi casa cambio de canal o miro para otro lado mientras me tapo los oidos,ni verlo ni oirlo porque realmente acabo llorando… Llorando acabo de terminar durante y despues de leer este articulo!! Se me parte el alma con este tipo de cosas que tenian que prohibirlas porque el animal no tiene derecho a acabar sus dias asi!!! Son seres vivos y sufren y sienten igual que nosotro! Basta de tradiciones que son mucha gente no las consideramos asi,tenian que eliminarlas como ha pasado con otras tradiciones!!

  4. JAMÁS el “ARTE” PODRÁ CONSTRUIRSE SOBRE LA SANGRE Y EL SUFRIMIENTO DE UN ANIMAL. Eso no es arte, por mucho que se empeñen en llamarlo así, es una salvajada de gente despiadada sin alma. Ningún animal necesita que un hombre vestido de luces y su séquito le maltrate. Entiendo que en el traje lleva las luces que le faltan en su cerebro. Me recuerda mucho a cuando a los judíos les hacían enfrentarse a una fiera en los circos romanos. A la gente le encantaba la escena y disfrutaban del espectáculo. Esto todavía es peor porque el toro ya sale muy tocado al ruedo y además estamos en el siglo XXI, lo que demuestra una involución de la especie humana afincada en España. Tal vez las personas que asisten a esos espectáculos no puedan sentir el sufrimiento del toro. Si es así ¿no estamos ante una especie de psicopatía generalizada consentida por tradición? Amo a los animales y lo siento muchísimo por los pobres toros. Cada vez que veo estas imágenes, entre otras, lo que me ocurre es que acabo llorando. Realmente, en estos casos, al observar semejante salvajada me avergüenzo del ser humano y no alcanzo a comprender cómo se puede permanecer impasible e incluso aplaudir esta barbaridad. Es urgente que se prohíban las corridas de una vez por todas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beverly Hills prohíbe vender perros y gatos en tiendas a no ser que provengan de refugios o de rescates

Detenidos los dos hombres que intentaron matar a la perra callejera “Foxy” utilizando un pit bull en México