in

El robot espía: Unos monos lloran desconsoladamente por la muerte de un bebé robot que pensaban que era una cría

La BBC va a lanzar un nuevo programa llamado Spy In The Wild. Está grabado con cámaras ocultas camufladas en robots con apariencia de animales con el objetivo de grabar las emociones y momentos de estos que de otra forma sería imposible.

El robot espía: Unos monos lloran desconsoladamente por la muerte de un bebé robot que pensaban que era una cría

Han publicado un pequeño vídeo a modo de teaser en el que se puede ver un giro inesperado en lo que es la dinámica del programa, pero que han dejado unos momentos increíbles… Estaban grabando a unos monos langur y estos confundieron al bebé robot con una cría de verdad. El robot cayó al suelo por accidente y los langures pensaros que había muerto.

Uno de ellos recoge el cuerpo pensando que es el cuerpo de un bebé, lo intenta reanimar pero ve que no se mueve. Poco a poco se empiezan a dar consuelo unos a otros y a velar el cadáver.

3 Comments

Leave a Reply
  1. yo encuentro cruel engañar asi a los animales sólo por conseguir grabar emociones. que usen un robot sin aspecto de animal.

    • Yo pienso lo mismo, es una crueldad, pero con esto, lo que está demostrado, es que ellos tienen más sentimientos que muchos humanos, ya que sufren por un bebé que no es suyo

  2. Pues yo lo veo perfecto.
    Es la mejor forma de enseñar a los humanos que los animales no solamente tienen conciencia de la muerte, si no también sufren la perdida de un semejante (cosa que los humanos parece que si no es familia nos da igual).
    Si mucha gente viera este comportamiento, lo mismo se darían cuenta que tener sentimientos, sufrir dolor y empatia al prójimo no es algo exclusivo de los seres humanos y de esta forma se podría pensar en los animales como seres conscientes de lo que les rodea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un hombre en coma se recupera gracias a su perro

Detienen a un hombre de 36 años como presunto autor de la muerte de Chocolate