logo-trans1


Restriega a su perro en lejía y dice que está así debido a que se cortó con un alambre

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Esta pobre perrita tuvo que soportar el calvario de vivir con un maltratador que estuvo a punto de acabar con su vida.

Se trata de un hombre de 50 años de edad, natural de Keighley, el cual maltrató y aplicó diferentes productos de limpieza en la cabeza y en los ojos de “Smiler”, la perra de raza bulldog inglés con la que vivía.

Fui a la casa de Bell con la policía después de recibir un par de denuncias sobre su perro Smiler, que tenía una afección llamada ojo de cereza, y cada vez me preocupaba más“, comentó Sarah Bagley, inspectora del RSPCA.

Inicialmente no contestó, luego uno de los policías y yo escuchamos una fuerte respiración a través de la ventana del baño de la planta baja.

Me horrorizó al ver a Smiler en el baño con una toalla de té ensangrentada en la cabeza“.

Un amigo de Bell nos dejó entrar a la propiedad y encontramos a Smiler apenas consciente.

Ella y el baño estaban mojados y había una botella de champú humano y limpiador doméstico Flash que parecía haber sido usado sobre ella“.

Entre los dos pudimos sacarla del apartamento y la llevé directamente a un veterinario cercano“.

Cuando la llevé allí, tenía los ojos hinchados. Se descubrió que tenía múltiples lesiones, incluidas dos grandes heridas en la parte superior de la cabeza que debían suturarse, hematomas en la cabeza y un diente flojo que debía extraerse.

Tenía los ojos enrojecidos para deshacerse de cualquier producto de limpieza“.

Un examen veterinario dictaminó que las lesiones no fueron accidentales y los intentos de limpiar a la perrita después habrían causado gran  dolor y sufrimiento al animal.

La perrita pasó una semana bajo tratamiento y supervisión en los veterinarios, tiempo durante el cual lentamente comenzó a recuperarse físicamente.

Sarah dijo: “Bell no ofreció ninguna explicación plausible para la situación de Smiler. En una entrevista, dijo que probablemente se había cortado la cabeza con alambre de púas durante un paseo por el bosque“.

Se está recuperando bien, está aumentando de peso, su piel y su pelaje están mejorando y parece ser un perro mucho más brillante y feliz. El ojo de cereza está siendo monitoreado por consejo veterinario en este momento“.

Smiler está siendo atendido por el excelente personal de RSPCA Sheffield, donde todos la aman y pronto la adoptarán“.

Es una perra muy dulce que ama a la gente y no puedo esperar a escuchar que está prosperando en un nuevo hogar amoroso“, explican desde el RSPCA.

Afortunadamente la perrita fue rescatada del horror que estaba viviendo y el hombre ha sido juzgado el pasado 9 de enero, gracias a la denuncia presentada por el RSPCA.

El maltratador, identificado como Gary David Bell, tenía que haber acudido al juicio el 7 de enero pero no compareció. Finalmente era detenido por orden judicial y ya ha sido juzgado y condenado por el Tribunal de Magistrados de Bradford.

El hombre ha sido enviado a la cárcel durante 16 semanas y nunca más en su vida podrá volver a tener animales. Además a Bell le prohibieron volver a ver a la perra tendrá que pagar una multa de 150 euros.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.