in ,

Primeras declaraciones del torero Cayetano Rivera y se acuerda de los que le desearon la muerte tras la cogida en Zaragoza

La pasada semana el torero Cayetano Rivera era cogido por un toro durante una corrida que tuvo lugar en la plaza de toros de Zaragoza.

“Manzanito” embestía a Cayetano y lo mandaba directamente al suelo creando segundos de incertidumbre entre sus seguidores.

mensaje cayetano rivera cogida zaragoza

Después de tres días de recuperación ha concedido una entrevista al salir del hospital y ha hecho las primeras declaraciones. También escribió algunos mensajes a través de su cuenta de Twitter y no quiso olvidarse de todos aquellos que le desearon la muerte durante el complicado momento.

Quiero agradecer todos los mensajes de ánimo que he recibido, me dan fuerzas y quiero tranquilizaros porque ya me encuentro mucho mejor 🙂“. “Y a todos aquellos que os habéis alegrado por mi dolor o me habéis deseado la muerte, gracias también, porque eso sólo me hace más fuerte!“.

mensaje cayetano rivera twitter cogida zaragoza

En el siguiente vídeo se pueden ver las declaraciones del torero al salir en muletas del hospital:

4 Comments

Leave a Reply
  1. Desear la muerte de un ser vivo, no es lo mas humano, pero que pasa con la vida del toro no se merece vivir. En lugar de eso se le pone en el ruedo se le tortura y no contento despues se le mata de una manera execrable y cobarde. Y que estos señores por llamarles de alguna manera, no digan que el toro no sufre, porque eso no es cierto. Y lo saben.

  2. Pero el si le desea la muerte a los toros.y esperemos que ya al fin se prohiba esta matanza,no es justo que tenga que morir un toro por gente sanguinaria que le gusta ver eso y los toreros que les encanta el dinerito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bomberos de Australia posan con cachorros para un calendario solidario del año 2018 que causará incendios

[DESOLADOR]: Galicia arde y ya van ochenta nuevos incendios forestales. La gravedad es tal que Coruña y Vigo huelen a humo