in ,

La Policía Local y los Bomberos de Pontevedra acuden a rescatar a un gato en el antiguo cuartel de la Guardia Civil

Después de llevar más de dos días maullando y atrapado en el antiguo cuartel de la Guardia Cívil de Pontevedra, la Policía Local y los Bomberos acudieron a rescatar al animal.

Varios vecinos de la calle Loureiro Crespo  dieron el aviso a la protectora de animales Os Palleiros. La presidenta, Gloria Cubas, explicó que su colectivo no recogía gatos pero remitió el aviso a Difusión Felina, una asociación que cuida y ofrece en adopción a los gatos que viven abandonados en la ciudad de Pontevedra.

bomberos-rescatan-gato-cuartel-guardia-civil-pontevedra

Era imposible entrar en el viejo cuartel debido a su estado ruinoso por lo que decidieron dar el aviso al Ayuntamiento de Pontevedra. Los bomberos consiguieron acceder al interior y abrir la puerta de la estancia en la que se encontraba el minino que, una vez franqueada la salida, huyó despavorido del inmueble.

“No entiendo cómo logró entrar en el edificio y cómo después no fue capaz de salir por el mismo lugar”, explicaba Gloria Cubas.

6 Comments

Leave a Reply
  1. Gasto innecesario el que hacemos todos contribuyendo a que tú tengas SS…es un ser vivo y por lo tanto merece ser salvado exactamente en las mismas condiciones que un humano… Me alegro de que finalmente pudiese salir del lugar donde se habia metido,despues de 2 dias si no llegan a intervenir el gatito seguramente habria fallecido alli…

  2. seguro que yo llevo paganda mucho más para a perroflautas como tú, anormal de las narices, nunca compares una persona con un animal y mucho menos un gato, cuando le entrara el hambre seguro que hubiera salido, ahora mismo voy a cazar un gato por tú culpa, para la paella de mañana, ve llamando al Cheprona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un niño de 10 años salva a un pájaro atrapado en una zona de agua y barro en Israel

Un hombre rescata a un ciervo que no podía salir de un lago helado