in ,

Pip, el perro encerrado en una jaula que suplicaba ayuda a todo aquel que pasaba a su lado

Encerrado en una jaula, sin que absolutamente nadie le hiciera caso. Sin nadie que jugara con el ni que le diera algo de cariño.

Así es como ha pasado casi toda su vida este perro llamado Pip.

Varios miembros del grupo de rescate PETA se enteraron de la historia de Pip y decidieron interceder por él.

Conmovidos por la dura vida que llevaba, cada día se acercaban a alimentarlo y hacerle compañía.

La organización le solicitó a los padres de Pip que le permitieran vivir en el interior de una casa dignamente con una familia que le ofreciera la atención necesaria. Finalmente accedieron a esta petición.

Sin embargo, al poco tiempo Pip volvía a estar en la jaula igual que antes.

Pero finalmente el perro era trasladado al veterinario para ser atendido y le encontraron una nueva familia que estaba encantada de poder brindarle el amor que nunca había tenido.

Los trabajadores de campo de PETA se trasladaron hasta la jaula en la que actualmente vivía el perro y lo rescataban.

El perro estaba tan emocionado que no pudo contener su alegría.

Hoy en día Pip vive feliz junto a su nueva familia.

VÍDEO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El ataque de rabia de un perro chihuahua contra un pit bull

El duro mensaje de Lewis Hamilton contra la tauromaquia de España