logo-trans1


Pincho, el perro que fue utilizado como esclavo sexual durante años en España

  • 8K
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este perro llamado “Pincho” es un auténtico superviviente y su historia es de esas que al escucharlas estremecen.

Durante años “Pincho” fue utilizado como un auténtico esclavo sexual en un pueblo de España y el hermano de su antiguo dueño lo violó en repetidas ocasiones.

pincho perro

Afortunadamente un grupo de rescate animal intervino para ayudar a Pincho tras encontrarla en un malísimo estado de salud debido los abusos.

Uno de los rescatadores de Pincho dijo que el perro había sido abusado desde que era un cachorro por el hermano de su antiguo dueño.

“Este hombre iba cada fin de semana, y utilizaba ese tiempo para violar y abusar de Pincho durante 5 años. Lo manipulaba y tenía sexo con él, lo que le causó a Pincho lesiones crónicas severas”, comentó el rescatador.

Pincho fue encontrado caminando solo por la calle con heridas en la zona genital. Sangraba abundantemente y por ello decidieron trasladarlo a un centro veterinario para ser atendido.

El perro comenzó a ser atendido y a recibir tratamiento al mismo tiempo que su historia era publicada en las redes sociales para tratar de buscar una buena familia.

Fue entonces cuando una mujer llamada Yvonne West conoció la historia de Pincho y se enamoró locamente de él.

historia perro pincho

pincho perro violado por dueno

pincho perro abusado españa

perro pincho espana

pincho perro violado espana

pincho perro violado es adoptado reino unido

Yvonne West y perro pincho

Yvonne West se puso en contacto con la organización de rescate que estaba atendiendo a Pincho y es comunicó su intención de adoptarlo.

Tras pagar los gastos necesarios para el transporte, Pincho fue traslado desde España a su casa en Reino Unido.

La mujer explicó que nada más ver a Pincho se enamoró de él y quería darle una vida feliz y tranquila.

En un principio Pincho tenía incontinencia y necesitaba pañales, además tenía problemas en las rodillas y en la cadera. Pincho también tenía una cicatriz en el cuello por haber sido atado tanto tiempo y tampoco podía estirar su pata trasera porque un pedazo de hueso le impedía moverla.

Tras un tiempo en su nueva casa, la situación de Pincho ha cambiado radicalmente y ahora es un perro totalmente diferente.

Según explica su nueva dueña, antes Pincho tenía un montón de pesadillas y temblaba, algo que ahora ya no ocurre.

VÍDEO:


  • 8K
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una respuesta

  1. faby 2 meses ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.