in

Un perro poseído

Lo han bautizado como el perro “poseído” aunque quizás deberían decir el perro enfadado. En los brazos de su familiar el can gruñe y otra vez emitiendo unos sonidos muy particulares.

perro-poseido

Viendo el vídeo podréis comprobar que este pequeñín cuando se enfada, se enfada de verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El increíble momento en el que un pato sale del huevo

Un gato da mimos a su peluche favorito