in ,

Un perro Pit bull es rescatado después de que su familia lo abandonara cuando su casa se incendió

Un perro Pit bull se quedó en la calle después de que su familia lo abandonada cuando la casa en la que vivían sufriera un incendio.

El perro se llama “Popeye” y tras el incendio de la casa familiar, ubicada en la ciudad de Los Ángeles (EE.UU.), el perro fue dejado a su suerte en plena calle.

La familia no tuvo ningún miramiento a la hora de pensar en el perro y tras el incendio se mudaron a otro barrio y lo dejaron abandonado a su suerte. Pasaron las semanas y la familia nunca regresó a por Popeye.

familia-abandona-perro-pit-bull-popeye-despues-incendio-casa

Un vecino se dio cuenta de la delicada situación en la que se encontraba el perro y decidió dar la voz de alarma a la organización “Hope For Paws“. El equipo de Eldad Hagar se desplazó hasta la zona en la que se encontraba el perro y comenzó la operación para ayudarlo.

Como se puede ver en el vídeo, el recibimiento del indefenso Pit bull fue todo ternura. Se ve como se alegra al ver a sus rescatadores, es como si oliera que estas personas estaban ahí para ayudarlo.

Actualmente el perro se encuentra en las instalaciones de la organización Is The Pits esperando a ser adoptado.

3 Comments

Leave a Reply
  1. Muy curioso el que el pitbull sea una de las razas más abandonadas, tanto que dicen de peligrosos y aun así después de encontrarlos en la miseria son todo un amor, que injusta es la vida con estas pobres criaturas

    • Concuerdo. Hay una chica que sigo en YouTube, de EEUU que sube videos mostrando los perritos que estan en la perrera, asi tienen mas posibilidades de ser adoptados. En su mayoria son pitbulls y son de lo mas tiernos. Una lastima que caigan en manos de gente desalmada que los abandona, maltrata o deja en la perrera 🙁

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rescatado un perro ciego que fue utilizado en un ritual de Voodoo en Miami (Florida)

Teresa Romero: “Lo peor ha sido lo del perro”