in ,

Una pareja adopta a un perro rescatado de una fábrica de carne

Autumn y Jeff son una pareja muy afortunada. Ellos han sido los primeros en adoptar a un perro de la Humane Society of Southwest Washington, que fue rescatado de una fábrica de carne en corea.

El perro se llama “Seoul” y lo único que conocía hasta el día de hoy era las jaulas de la fábrica de carne en la que fue rescatada y las de la perrera a la que fue llevada.

pareja-adopta-perro-fabrica-de-carne

La pareja se enteró de la situación de la perra y decidieron ponerse manos a la obra para adoptarla.

Ahora están muy felices de que Seoul llegue a casa y han pasado los últimos días haciendo preparativos.

Ella parece estar muy contenta de dejar el refugio para tomar el camino hacia su nueva casa para estar con sus nuevos miembros de la familia“, comentaban desde el refugio.

perro-seoul-fabrica-de-carne

perro-salvado-fabrica-de-carne-corea-adoptado

pareja-adopta-perro-fabrica-de-carne-corea

AVISO: Si quieres seguir viendo estas noticias en tu muro de Facebook, debes marcar desde la página de Facebook del canal la opción: “Siguiendo” / “Ver primero”. Posiblemente no tengas esa opción marcada debido a los cambios que ha hecho Facebook recientemente.

(Vía)

5 Comments

Leave a Reply
    • y los pobres cerdos, corderos, etc etc, para cuando?, como eso no vende y es normal, no es noticia, eso es lo que me fastidia de estas noticias, perros sí? por eso discuto y me enojo, y te lo digo yo que no soy vegano.

      • “Earthlings”, documental que recoge la vida que llevan los animales de las granjas industriales. También recoge escenas referidas a la fauna salvaje.
        Creo que si criamos animales para comérnoslos, no es necesario darles mala vida,sea cual sea el animal.

Responder a Mel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un joven autista de 17 años y su perro consiguen acabar juntos una carrera de campo a través

450 perros rescatados corren y juegan todos juntos en un santuario de Serbia