in

La verdadera historia de los 50 osos de peluche gigantes que podrían ayudar a respetar la distancia social

Desde el pasado mes de octubre una gran cantidad de osos comenzaron a aparecer en una zona de París.

Ha habido mucha controversia en las redes sociales sobre los ositos, algunos medios aseguraron hace unos días que los osos habían aparecido en época del coronavirus para respetar la distancia social.

Muchos aseguraban que el dueño de un bar había comprado a los osos y los había colocados para prevenir que se produjeran contagios cuando las personas se sientan cerca unas de otras.

Sin embargo nada de esto es cierto y la verdadera historia de los ositos de París viene de manos de Phillipe.

Los osos son parte de un proyecto del dueño de una librería local llamado Phillipe, en un esfuerzo por unir a la comunidad de una manera divertida e inesperada, según informaron desde Le Parisien.

He estado trabajando aquí durante 25 años. Había personas con las que nunca había hablado. Ahora me llaman Philippe“, dijo el librero.

En total, hay 50 ositos de peluche, que Philippe ha estado colocando en diferentes lugares del vecindario desde fines de octubre.

Un propietario de una farmacia, un farmacéutico llamado Emmanuel, le dijo a Le Parisien que nadie está seguro de dónde consigue Phillipe los osos, pero que también se los presta a las personas de la zona.

Ahora parte del total de esos 50 ositos de peluche gigantes se encargan desde hace unos días de que la gente respete la distancia social en algunos locales.

Sin duda se trata de una genial idea para respetar la distancia social en tiempos del coronavirus y estamos seguros de que los osos de peluche atraerán a gran cantidad de clientes y repercutirá positivamente en el negocio. Pero la historia real de los ositos de París comenzó de manos de Phillipe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un inteligente perro gira el ventilador para que el aire llegue a su zona de descanso

La Guardia Civil lleva en camilla durante varios kilómetros a un perro rescatado en una montaña