in

La historia de Titán, un perro agresivo convertido en un perro pacífico y cariñoso

La historia de Titán, un perro agresivo convertido en un perro pacífico y cariñoso

Antonio nos envía la historia de Titán, un perro mestizo marrón atigrado que fue adoptado de la Protectora de Animales y Plantas de Lugo, situada en Stª Mª de Muxa (Lugo).

Según nos cuenta Antonio, Titán sufría heridas en la cabeza, probablemente debidas a otros perros ya que compartía espacio con unos 20 aproximadamente. Los pequeños conflictos con otros perros son inevitables…

La historia de Titán, un perro agresivo convertido en un perro pacífico y cariñoso

Según Antonio, Titán es cariño y juguetón aunque algunas habilidades sociales, tanto con sus congéneres y humanos estaban algo inhibidas, posiblemente debidas al estrés acumulado y/o por sus vivencias anteriores (que se desconocen). Además, las protectoras siempre hacen lo que pueden, pero la instancia allí no son muy aptas para el desarrollo normal del perro.

Titán mostraba un cierto grado de agresividad (por miedo) a otros perros, generalmente de tamaño grande, debido a su inseguridad. Fué educado con métodos NO PUNITIVOS y actualmente su problema está resuelto y disfruta junto a Antonio haciendo un deporte llamado Agility, que en ese tipo de competiciones pueden rondar los 65 perros compitiendo, más la gente que se acerca con sus mascotas a ver la competición. Además, Titán convive con otro perro, un macho Border Collie de 2 años de edad y son compañeros inseparables.

Titán y Antonio durante una competición de Agility

Titán y su inseparable compañero

Antonio y Titán disfrutan haciendo lo que más les gusta y respestando siempre las necesidades del animal, intentando que no atenten ni fisicamente ni psicologicamente a este. Cada vez que puede y si su economía se lo permite, hace seminarios y se forma en el ámbito del perro, siempre teniendo en cuenta las referencias del ponente, que coincidan con su misma ”política” de adiestramiento, que como comentábamos arriba, siempre es en POSITIVO.

Este es un claro ejemplo de que un perro mestizo, adulto y con problemas conductuales, puede resolver sus problemas y puede llegar a disfrutar de un deporte a veces muy idealizado por perros con pedigrí.

Concienciémonos y ayudemos a estos perros que pasan su vida en una protectora. ¡Nos lo agradecerán de por vida!.

¡Gracias a Antonio por enviarnos la historia de este gran perro!.

Titán posando con Antonio

3 Comments

Leave a Reply
  1. Hermosa historia. Actualmente yo tengo un perro que recaté de un refugio. Tiene algunos problemas de agresividad con otros perros y con algunos hombres. Ahora estamos tomando clases de obediencia, pues lo tengo hace dos meses nada más. Está muchísimo mejor. Pronto quiero que empiece con actividades de agility. Me sentí muy identificada con esta historia. Gracias por compartirla.

  2. Preciosa historia.Detrás de cada perro recogido en un refugio hay una historia de malos tratos,abandono,etc…que vuelven al animla desconfiado.Pero su nobleza sale siempre a la superficie.Sólo hay que tener paciencia como la ha tenido Antonio.Gracias a él y a todos los que adoptáis perros de refugios.

  3. Enhorabuena. Muchísimas gracias por este ejemplo de compromiso, fe, entrenamiento y voluntad. Porque los llamados “perros agresivos” claro que pueden tener una segunda oportunidad. Solo falta ser asertivo, tener paciencia, amor y muchas ganas de hacer las cosas. Un abrazo desde México

Responder a Laura Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un Jack Russell Terrier jugando con un Lobero irlandes

Un Jack Russell Terrier jugando con un Lobero irlandés

Los bomberos rescatan con vida a 15 cachorros de una casa en llamas

Los bomberos rescatan con vida a 15 cachorros de una casa en llamas