in ,

Juzgado por lanzar líquido corrosivo al loro de su vecina en Alicante porque no dejaba de hacer ruido

Un hombre ha sido juzgado esta semana por maltratar al loro de su vecina en un barrio de Alicante.

Curro, un loro Yaco de cola roja se quedó completamente estresado, sordo y con problemas de visión en un ojo después de la agresión de su vecino.

juzgan hombre lanzo acido loro vecina alicante

Durante el juicio, el acusado negó la acusación y sólo admitió que roció con agua al loro porque no dejaba de hacer ruido.

Los hechos ocurrieron en el año 2011 cuando, según la acusación, el hombre cogió un bote y lo llenó de un líquido corrosivo tipo sosa cáustica y fue al patio de la vivienda colindante a la suya, en la que se encontraba Curro en su jaula.

Molesto por el ruido que hacía el loro, roció con el líquido corrosivo al animal, el cual vive con su propietaria desde hace 8 años e incluso le había enseñado a hablar.

El loro tuvo que ser trasladado a un veterinario debido a las quemaduras que sufrió en ojos, oídos y axilas. Desde entonces se encuentra en un estado de estrés constante. Comportamientos desequilibrados e incluso agresivos como forma de defensa ante otro posible ataque como el que sufrió.

hombre-acusado-de-dejar-sordo-y-ciego-a-loro

El acusado rechazó en la vista oral que rociara al loro con un líquido abrasivo y dijo que estaba molesto con el loro porque soporta sus ruidos desde hacía 13 años y se limitó a coger un pulverizador para las plantas y le echó agua al ave. “Ya lo hice otra vez y no pasó nada”, explicó el acusado, quien añadió que no se explica las lesiones que había sufrido.

“No dudo que el animal haya sufrido un ataque, pero no tiene nada que ver conmigo”, indicó el acusado antes de precisar que en ocho años echó agua al loro para que se callara. El joven acusado apuntó además que hay una veintena de viviendas en los dos bloques que dan al patio donde estaba el loro y desde cualquier ventana pudieron haber arrojado el líquido abrasivo.

El acusado se enfrenta a una pena de siete meses de cárcel y a pagar una indemnización de 1.900 euros que pide el fiscal.

(Vía)

2 Comments

Leave a Reply
  1. Si no tienen pruebas claras que lo dejen en paz, si se pone a hacer ruidos en la hora de la siesta la culpa es del loro y probablemente se lo merezca ya que su dueño no hace nada por impedir que moleste!

    • Si la culpa es del loro, que el acusado le hubiera llevado a juicio por las molestias y tal, ya que lo hacia a sabiendas para molestarle expresamente a el, jajaja lo que tiene uno que leer la ostia.

Responder a victor Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Toro de la Vega: Dani Rovira y Javier García Roche graban un mensaje desde el ‘cuartel chatarrero’

Francisco Rivera: “Si se prohibieran las corridas de toros ¿Qué pasaría con el toro?”