in

Heridos un niño de 5 años y su padre en un encierro en Salamanca ‎

Heridos un niño de 5 años y su padre en un encierro en Salamanca ‎Según comentan los vecinos de la localidad salmantina de Fuenteguinaldo, poco fue para lo que pudo haber sido el primero de los encierros.

Los cinco novillos de la ganadería Andrés Celestino García, iban por su recorrido hasta que uno de los novillos se escapó del recorrido y se metió en un huerto, justo a la entrada del pueblo, donde se asentaba numeroso público.

Entre los espectadores se encontraba un niño de cinco años y su padre, que para proteger al menor del morlaco, se tiró hacia él.

José Ramos, natural de Fuenteguinaldo y residente en Lille, comentaba a los medios que «cuando el toro embistió la puerta y la partió yo me tiré hacia el niño y el toro me cogió por detrás, nos caímos los dos y ya me quedé en el suelo hasta que el toro se fue», todo con el objeto de proteger al menor.

Otro incidente lo protagonizó un hombre que estaba grabando el encierro detrás una señal, se que quedó entre dos toros, pero tuvo la suerte de no ser corneado.

A pesar de los incidentes y de todos los heridos que ha habido, los encierros de la localidad salmantina continuarán todo el día de hoy y acabarán el lunes.

Vía: El norte de Castilla // Foto: ICAL

2 Comments

Leave a Reply
  1. Estos sucesos son los que le dan sentido a todas las fiestas españolas (y de algunos otros países también), que culminan con la matanza de los toros en la mayoría de los casos.
    Es como si se tratara de gente cuya vida es mediocre y cada tanto, este tipo de fiestas, con sus heridos y muertos les da un tema por el cual ocupar su insignificante existencia, al margen de hablar mal del vecino. Y a todo esto lo titulan cultura…

  2. Jajaj la pena es que no se los llevó por delante, es triste pensar así… pero ante el asco que me dan estos españolitos taurnios de mierda no puedo evitarlo. Que no vaya a un espectaculo tan lamentable y mucho menos que lleve a su hijo de 5 años!! que se jodan por tarugos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un gato al que le dan el juguete equivocado

Un pitbull que disfruta con el pinball