in ,

Gracias a la nueva ley de maltrato animal un joven que vendía perros en la calle podría ser condenado a pena de 5 años de cárcel

Un joven se enfrenta a una pena de entre 3 y 5 años de cárcel por maltratar y vender animales en la calle.

Una mujer, vecina del acusado, dio la voz de alarma alertando de la situación que estaban atravesando los perros. Desnutridos, enfermos y moribundos debido a la poca atención que recibían.

Detenido por maltratar y vender perros en la calle

El detenido criaba los perros en la azotea de una casa ubicada en el distrito de San Martín de Porres (Perú). Los cachorros recién nacidos vivían en una estrecha caja de cartón y no recibían alimentos.

Los lloros de los cachorros alertaron a la vecina que decidió denunciar la situación a pesar de que el detenido había dicho que estaba haciendo una labor social y que los animales lloraban porque su madre había fallecido.

Muchos de los cachorros murieron por las enfermedades y por la desnutrición.

El joven detenido, identificado como Jaiver Sánchez Tellez, se dedicaba a criar perros para luego venderlos en la calle.

Fue detenido y acusado de un delito de maltrato animal. Jaiver es la primera persona que ha sido detenida desde que fue promulgada la nueva ley de protección y bienestar animal en noviembre del año pasado. El joven podría ser condenado a una pena de entre 3 y 5 años de cárcel.

3 Comments

Leave a Reply
  1. Otro despropósito. La chica que denunció lo haría porque estaría harta de los lloros de los cachorros, que no la dejarían dormir.

    ¿5 años de condena a un hombre que lo único que hacía era intentar encontrar un hogar a los perros? De locos. Para otra vez ya sabe, si la madre de unos cachorros muere, lo correcto es sacrificarlos, así te ahorras 5 años de cárcel.

Responder a BBBMENDES Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un hombre arriesga su vida para salvar a varios perros encerrados durante una impresionante explosión de gas

Dos jóvenes investigados por matar a 72 lechones aplastándolos al caer encima como si se lanzaran a una piscina