in

El creador de Facebook, Mark Zuckerberg, mata a un Bisonte

El creador de Facebook, Mark Zuckerberg, mata a un BisonteManteniendo su compromiso de comer solo animales que él mismo mata, el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, disparó a iun bisonte para alimentarse.

Durante la conferencia del F8, donde se comentaron las novedades que va a incorporar Facebook, se vieron algunas fotos en su timeline, que hicieron que la gente se preguntara si realmente Zuckerberg había matado un bisonte.

Según la revista Fortune, Zuckerberg recientemente obtuvo una licencia de caza y mató a un bisonte.

Tiene que quedar claro una cosa: “Zuckerberg no mató al bisonte y a otros animales por deporte. El lo hace con el fin de tomar comida más saludable“.

Si alguien está interesado puede ver la noticia en la que comentaba que se había vuelto prácticamente vegetariano y sólo comería animales que hubiera matado él mismo.

Vía: Fortune // Foto: Fortune

7 Comments

Leave a Reply
  1. Esto es asesintato disfrazado. Se va a comer el solo un bisonte? Ese animal cazado y asesinado por el, le debe durar para un año, a ver que pretexto pone despues para matar a otro animal para comer. Independientemente, que solo lo cazo para “comer”, el solo hecho de dispararle y verlo morir, es para estrujarle el corazon a los que amamos a los animales. Sintio gozo al hacerlo? No le importo verlo morir, y la sangre,la angustia, el dolor del animal? No, Mark Zuckerberg, no te la compro. Creo que tanto dinero y poder comprar lo que quieres, te hace buscar emociones mas fuertes, porque ya todo lo tienes en charola de plata. Eso es ocio. Ya no sabes que inventar para entretenerte. Estas enfermo, en estos tiempos, la gente de ciudad, no caza para comer.

  2. Hello I like your wewebsite. Do you need to guest submit upabout mine someday? If that’s the case make sure you let me know by means of email or just reply to this kind of remark since My partner and my spouse and i actually subscribed to notifications and definately will realize if you do.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un gato con dos caras

La serpiente adoquín