in

Cazadores matan a un alce sagrado albino y se disculpan por hacerlo

Para la comunidad indígena Mi’kmaq en Canadá todos los animales blancos son tótems sagrados, “animales espirituales” que deben de ser protegidos y respetados.

Durante más de 500 años esta comunidad ha intentado concienciar a la población no-nativa sobre la importancia que tienen los animales blancos en su vida. Según la comunidad estos animales no deben ser heridos ni matados ya que podrían ser sus ancestros reencarnados en el cuerpo de un animal.

Por lo general los cazadores de Nueva Escocia evitan matar a animales blancos por miedo a que les traiga mala suerte.

Hace unos días varios cazadores mataron a un alce sagrado. Los cazadores celebraron su trofeo subiendo fotos del animal muerto a varias redes sociales, algo que indignó a la comunidad local e internacional.

cazadores-matan-alce-blanco

alce-blanco-canada

cazadores-matan-alce-sagrado

Cuando los cazadores se enteraron de la importancia que tienen los animales blancos para esta comunidad, se disculparon y entregaron el cadáver del animal a los Mi’kmaq para que pudieran realizar una ceremonia tradicional. “De haberlo sabido no habríamos cazado al alce”, declararon los cazadores.

En la región de Nueva Escocia es legal cazar alces y los cazadores tenían un permiso para hacerlo.

(Vía)

Gracias a Erika usuaria de la página de facebook de Schnauzi.com, por enviar esta noticia.

4 Comments

Leave a Reply
  1. Prohibición total. Es la única manera de que los humanoides se dejen de ir matando animales a diestro y siniestro. Un magnífico animal asesinado por una pandilla de descerebrados, pobre bicho.

  2. Pues dedicaos a otra cosa que no sea a divertiros a costa de la vida de otros seres vivos… O al menos informaros un poquito sobre la cultura y los valores del lugar… Cada vez menos luces coj…..

Responder a Carmela Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un perro salva a los vecinos de un fuego que se produjo en el garaje

Un amante de los perros deja unos 425.000 euros a una protectora