in ,

Carta de una mujer a Simón, su perro fallecido esta semana

Sin duda la perdida de uno de nuestros perros es uno de los golpes más duros que podemos recibir.

Muchos de los que hemos pasado por ese mal trago sabemos porque lo decimos.

carta-perro-muerto

Hace unos días Rosa, una lectora de schnauzi.com, perdía a su querido Simón y le dedicaba esta carta. Nos solidarizamos con ella y le enviamos toda la fuerza y cariño.

“Ayer día 4 fue uno de los días más duros y tristes de nuestras vidas: tuvimos que decir “si” para que que tu dejaras de existir, pero lo hicimos con todo nuestro amor para que no sufrieras más. Fue mucho más duro de lo que ya imaginamos pero estuvimos dándote amor hasta que tu corazón dejó de latir.

Tengo tantas y tantas historias que contar de ti como aquella vez que te vimos detrás de ese cristal, tan pequeñito y Diego supo que tenía que llevarte para casa y que serías ” su perro”, Dios estaba loco por ti…o cuando eras cachorrito y te pisabas las orejas grandes que tenías, o cuando te las cogía en un chicho porque siempre las metías en el bebedero al beber, o cuando un día quedó Manu encargado para sacarte a pasear y se cogió el disgusto padre y le dijo asustado a Tere que yo le iba a reñir mucho porque me habías comido un zapato, o cuando me destrozaste un monedero ¡ Qué todavía ni había pagado!, o cuando Pablo de pequeño me pedía que jugáramos a que yo le pegaba fuerte y le reñía y tu te metías en medio y lo comías a lambetadas y a mi me gruñías y Pablo acababa partiéndose de risa y me decía ” mamá, más, más”, o cuando le ” robaste” a Pablo un taco de cecina y luego te pasaste un día entero de vomitona y diarrea…

Ya no podré decirte más ¡ Perro tonto, si estás tan a gusto en el sofá por qué te bajas y me sigues por toda la casa, ni esconder el pan para que no nos lo “robes”, o el mareo que te pillaste con vomitona incluida la primera vez que fuiste en coche y en cambio luego te encantaba ir en él, te acomodabas entre mis pies y allí ibas feliz, o cuando hacías tu recorrido nocturno por las habitaciones pero siempre te encontraba cuando despertaba durmiendo en la alfombra de mi lado de la cama, o cuando se te daba por estar en el descansillo y no querías entrar en casa y llegaba en el ascensor algún vecino y te decía ¡ Hola Simón, ya estás aquí fuera.

Y podría seguir y seguir… Estos doce años fueron maravillosos a tu lado y no fuiste tu el que tuvo suerte de encontrar una familia que te quisiera tanto y te diera tanto mimo, si muchas veces hacías un pandero de nosotros, no, los afortunados somos nosotros de haberte tenido en casa y fueras uno más de la familia, por eso escribo esta carta en agradecimiento. Dios, maldita ” artrosis” que pena tengo.

Seguro que habrá mucha gente que piense que soy una exagerada porque al fin y al cabo no dejas de ser un animal y no saben lo equivocados que están y no saben lo que se pierden, yo por mi experiencia digo ” pon un perro en tu vida”. ¿ Quién me va a recibir cuando llegue a casa moviendo el rabito tan contento y yo te decía Simón cualquier día te desconyuntas con tanto movimiento de culo”. Por eso escribo esta carta para que quede constancia de todo el amor que nos diste y te dimos. Siempre serás mi niño SIMON”.

4 Comments

Leave a Reply
  1. D.E.P. Simón…se lo que estais pasando.Hace casi un año perdí a Daga mi dobermann y aun la lloramos.Estoy de acuerdo….nosotros somos afortunados por tenerlos en la familia y haber compartido años y vivencias con ellos…..lo siento….

  2. Pensad que los animales son tan especiales por que nos dejan ese recuerdo para toda la vida….el ha sido feliz y ha estado buen cuidado..es duro y es muy triste pero lamentablemente su vida es mucho mas corta..pensar solo en los buenos ratos…y llenad el hueco que os ha dejado con otro Simón…. Animo gente buena

  3. Se perfecto lo que estás pasando, nosotros tomamos esa difícil decisión el día 3 y aún sigo sin creer que mi REYNA hermosa ya no está más conmigo. Fueron 14 años maravillosos pero se que ya estaba sufriendo mucho. Ella era mi bebé y lo más bello que he tenido en mi vida. Hasta ahora, no hay día que no le llore y que este deseando verla una vez más, para poder abrazarla y besarla. Mi esposo y yo la extrañamos demasiado pero sabemos que ahora ya volvió a correr y brincar como cuando era un cachorrito.
    Un abrazo grande para ti y toda tu familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simba, el cachorro que iba a ser sacrificado por no jugar

Dos perros ciegos y sordos encuentran consuelo entre ellos tras ser considerados inútiles por haber nacido con cierta peculiaridad