logo-trans1


Un camionero rompe a llorar de emoción cuando su gato regresa después de meses buscándolo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Desde que se conocieron este camionero y su gato “Ashes” no pararon de recorrer carreteras juntos.

El gato de 3 años de edad compartía un vínculo increíble con su dueño mientras viajaban juntos por todo el país.

Cuando un día del pasado mes de julio Matthew B. pasaba por la zona de Springfield (Ohio), el gato escapó de forma accidental mientras el camión estaba estacionado en una parada.

El gato estaba asustado y fue directamente hacia una zona de arbustos y desapareció.

Matthew B. quedó completamente devastado cuando tras intentar localizar a su querido gato no aparecía por ningún lado.

El camionero tenía que seguir con las rutas pese a que no quería. Estaba totalmente desconsolado.

En los siguientes meses Matthew B. reorganizó sus rutas varias veces para poder pasar por el mismo lugar en busca de las cenizas.

Seguía volviendo y esperando que ese día Ashes apareciera por allí.

A principios de este mes, Kimberly T. y su amiga llegaron a la misma parada mientras se dirigían a Nueva York. Justo antes de regresar al coche, les llamó algo la atención: un gato escuálido y hambriento salió de un arbusto en busca de atención.

Nadie reclamó al gato, así que ella lo recogió y se lo llevó al coche para calentarlo.

El gatito parecía áspero por los bordes, mostrando signos de haber estado en las calles durante algún tiempo. Necesitaba atención veterinaria y mucha atención.

Kimberly decidió llevarlo a su destino, ya que conocía un lugar que podría ayudar al gato.

Se acercaron a las instalaciones de “Lollypop Farm”, una organización de bienestar animal ubicada en Fairport (Nueva York).

Una vez allí el personal del refugio recibió al gatito con los brazos abiertos.

Al cabo de unos días desde la página de Facebook del refugio publicaban un peculiar mensaje que dejaba sorprendidos a muchos.

Lo que Kimberly no sabía es que este gato no era un gato cualquiera, sino un viajero experimentado“,  escribían desde Lollypop Farm con Love Meow.

Al igual que hacen con todos los gatos que llegan, en el refugio escanearon al animal en busca de algún microchip.

Fue entonces cuando se dieron cuenta de que el gato estaba registrado en una dirección de Texas, a unos 2.400 kilómetros del refugio.

Habían encontrado a Ashes, el querido gato perdido de Mathew.

Cuando encontraron la información de contacto llamaron al camionero, que en ese momento estaba en Arkansas de ruta.

Le comunicaron la buenísima noticia y el hombre no daba crédito a lo que le estaban diciendo.

Inmediatamente Mathew reorganizó su horario y salió hacia Nueva York.

Una semana y media después de que el gato llegara al refugio, el camionero llegaba y se reunía con su querido gato.

Matthew rompió a llorar mientras frotaba suavemente su cabeza contra la de Ashes y se fundía con él en un cálido abrazo.

Es ese microchip; sin él, nunca lo habría recuperado. Las mujeres que lo encontraron le salvaron la vida, pero el microchip lo trajo a casa“, comentó Mathew.

Sin duda alguna una historia de lo más emocionante y conmovedora. Una vez más el microchip ha logrado salvar la vida de un animal.

Gracias al microchip ese gato pudo ser identificado y volver de nuevo a su casa a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.