in

Aprobada la ordenanza que permitirá a las mascotas subir al tranvía y a los autobuses en Zaragoza

Hace un tiempo hablábamos de la posibilidad que se estaba barajando en Zaragoza para que las mascotas pudieran viajar en el tranvía y en los autobuses de la ciudad. Después de un gran debate, la nueva ordenanza de tenencia, circulación y protección de animales ha sido aprobada por unanimidad en el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza.

Jerónimo Blasco, consejero municipal, ha asegurado que la ordenanza se aplicará con criterio de “prudencia, vigilancia y flexibilidad” y ha dicho que esta norma “marca un camino y avanzaremos mucho más”. El consejo municipal ha subrayado que en una ciudad que se respeta a sus animales y al medioambiente “son mejores ciudadanos”.

“Creemos que esta nueva ordenanza va a tener un impacto muy beneficioso para la ciudad en lo que se refiere a convivencia ciudadana, ya que va a regular aspectos que no se tenían en cuenta hasta ahora y que producían ciertos conflictos y polémicas”, añadió Blasco.

El Consistorio ha conseguido superar las reticencias de grupos municipales como el PP, que se había mostrado contrario a varios aspectos de la ley.

animales tranvia y bus zaragoza

La ordenanza que aprueba la entrada de mascotas en los medios de transporte de la ciudad de Zaragoza, incluye:

Transporte público: En los autobuses, podrán acceder únicamente animales en transportín o similar y siempre que su peso no supere los 10 kilos. En el tranvía, podrán viajar animales en transportín o similar en cualquier vagón. En el último vagón del convoy los animales de menos de 10 kilos podrán ir sin transportín, pero con bozal o similar, y siempre en brazos de su propietario. Además, se permitirá que un único animal de más de 10 kilos, atado y con bozal o similar, viaje en el último vagón de cada convoy. Se permitirán dos ejemplares si pertenecen a la misma persona.

Perros sueltos en parques: Los perros podrán soltarse, entre las 20.00 y las 9.00 entre el 1 de noviembre y el 30 de abril y entre las 21.00 y las 9.00 del 1 de mayo al 31 de octubre, en los parques con una superficie superior a 1.000 m2. De esta normal general quedan excluidos los perros calificados como potencialmente peligrosos.

Sanciones: La ordenanza establece tres tipos de infracciones (leve, grave y muy grave) que llevan aparejadas una carga económica que va desde los 50 hasta los 1.500 euros. Por poner solo algunos ejemplos, según ha informado el Ayuntamiento, los dueños de animales “que pongan en riesgo la seguridad de las personas o perturben la tranquilidad y la convivencia” podrán ser sancionados con multas de hasta 500 euros (falta grave).

Los propietarios de animales que no recojan los excrementos de sus mascotas en la vía pública serán sancionados con una multa fija de 80 euros (falta leve). Además, las personas que maltraten a los animales, o no los cuiden con unas condiciones mínimas de higiene o alimentación, podrían ser sancionados con hasta 1.500 euros (falta muy grave).

Alimentar a los animales: La norma general de la nueva ordenanza es la prohibición de dar de comer a los animales silvestres pero “se excepcionan” las colonias
urbanas controladas por el Ayuntamiento y los parques y espacios verdes, donde se podrá alimentar a los animales “siempre que no se ensucie ni se moleste”.

(Vía)

4 Comments

Leave a Reply
  1. Que avanzados están con respecto a estas leyes, ustedes españoles son para quitarse
    el sombrero, me alegra mucho lo sensibles que puedan ser con respecto al bien de los
    animales.

    • creo que es el primer o segundo sitio de españa en el que se permite viajar contigo a los animales. en españa se acaba de reconocer la tauromaquia como patrimonio cultural inmaterial, algo que me parece que deja bastante que desear, y por último yo soy de la rioja, un lugar donde se asesinan a 3.000 perros al año, creo que en españa se debe mejorar mucho en cuanto al trato animal se refiere, espero que algún día esta sociedad pueda cambiar, porque así vamos muy pero que muy mal…

  2. Poco a poco todo mejorara respecto al trato con nuestros animales; yo soy de Valencia y parece que ya esta en marcha el tema para que dentro de un tiempo podamos subir con nuestros amigos de 4 patas al autobús (al metro creo que ya se puede,pero solo en transportín), en tren cercanías hace años que se puede tan solo llevando al perro atado y en larga distancia pues es más complicado porque han de ir en transportín y menos de 10 kilos entre en animal y la jaula, lo que es una faena para los que tienen perros un poco medianos o grandes.

    Vengo unos días leyendo opiniones de gente respecto a permitir que suban perros al autobús y como es lógico hay de todo; pero la mayoría de gente que se muestra contraria escribe cosas sin sentido alguno: como que los autobuses van a apestar, como que todos los perros les van a echar el aliento,como que el autobus se llenara de orines y heces, y de más idioteces.
    Yo a veces subo al autobus y sobretodo en verano hace una peste que echa atrás y sin haber viajeros de 4 patas; y igual que hay personas que les puede molestar viajar con animales también habemos quienes no nos gusta viajar con guarros que no saben lo que es el gel, el desodorante o la pasta de dientes ya que a algunas personas la boca les huele peor que una alcantarillla y jamás he visto un cartel que impida subir a personas desaseadas porque puedan incomodar al de al lado.
    Mi perra no huele mal, se la baña todas las semanas, y se le cepilla los dientes a diario; su necesidades ya las hace en la calle, no va a hacerlas en un autobús y sinceramente salvo algún accidente que puede ocurrir, igual que a una persona le puede dar un malestar repentino y hacerse encima no creo que muchos perros hagan sus necesidades en los vehiculos, este tema preocupa a mucha gente y sinceramente no veo razón para ello.

One Ping

  1. Pingback:

Responder a carlos quispe Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La presentadora Laura Bozzo hace que la policía le quite 80 perros a una mujer que utilizaba su casa para darles cobijo

Los cinco años de amistad entre una perra y un cervatillo