logo-trans1


Una veterinaria inhabilitada cobraba a particulares por incinerar a sus perros pero lo que hacía era acumularlos en la finca de su madre

Un total de 87 perros y gatos han sido encontrados muertos en una finca ubicada en cala Salionç de Tossa de Mar, propiedad de la madre de una veterinaria que fue inhabilitada por mala praxis.

El fuerte olor que provenía de la finca llamó la atención de los Agentes Rurales que se encontraban realizando un recorrido por la zona.

veterinaria Vidreres girona inhabilitada por mala praxis.

Tras una primera inspección pudieron comprobar que había un montón de bolsas de basura de diferentes tamaños en cada una de las cuales se encontraba un animal muerto.

Tras realizar una comprobación de los microchips de los animales pudieron dar con el paradero de 3 de los dueños y todos manifestaron que habían llevado a sus perros enfermos a la misma veterinaria y fue ella quien se hizo cargo de los animales.

Los agentes comenzaron una investigación y descubrieron que los cadáveres estaban ubicados en la parte trasera de la casa, propiedad de la madre de la veterinaria. Había sido utilizado como un depósito de cadáveres.

La veterinaria, natural de Vidreres (Girona), fue inhabilitada en el año 2012 debido a numerosas denuncias por mala praxis pero a pesar de todo la mujer seguía ejerciendo.

Según explicaron los agentes, la mujer cobraba a los particulares por incinerar a sus mascotas pero realmente lo que hacía era meter a los animales en bolsas de basuras y acumularlos en la finca de su madre.

Las diligencias del caso han sido trasladadas a la Fiscalía de Medio Ambiente por considerar a la mujer presunta autora de un delito de desobediencia, falsificación documental, estafa y gestión incorrecta de residuos.

(Vía)

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.