logo-trans1
 

Unas 7.600 personas piden que los perros puedan ir sueltos en los parques de Vitoria

Cerca de 7.600 personas han pedido con sus firmas al alcalde de Vitoria-Gasteiz, Jvaier Maroto, que aplace la firma del decreto con el que pretende acotar los espacios y horarios en los que los perros podrán pasear sin correa por la ciudad.

Después de que el pasado 28 de enero entrara en vigor la nueva Ordenanza Municipal Reguladora de Protección y Tenencia de Animales, colectivos como ApaSOS, Atea o Gaden protestaron por la norma que trata los lugares en los que las mascotas pueden ir sueltos.

Según explican desde los colectivos, solicitan que los perros puedan ir sin correa en “parques y jardines”, siempre y cuando no molesten a nadie ni se acerquen a zonas infantiles. “Se trata de formalizar lo que ya es normal en la calle desde hace años”, comentaron.

pasear-perros-sueltos-ciudad-vitoria

Según explica el artículo 11 de la ordenanza que regula el libre esparcimiento de los perros en las calles, plazas y jardines: “En vías, parques y espacios públicos urbanos, salvo en los lugares autorizados por el Ayuntamiento, los animales deberán ir bajo control y sujetos mediante cadena, correa u otro sistema adecuado a las características del animal, con una longitud máxima de dos metros”. El alcalde podrá establecer por decreto “las zonas acotadas de la ciudad” en las que los perros “no clasificados como potencialmente peligrosos” podrán estar sueltos, así como “el horario, si lo hubiere”.

Esto no supone un cheque en blanco para los propietarios de mascotas, porque el articulado subraya que estas personas deberán tener “a la vista” al animal y evitar que genere “molestias o daños” a niños, adultos, otros perros o al mobiliario urbano.

Los colectivos están de acuerdo con todo el articulado e incluso han participado en su redacción pero no entienden como el alcalde puede firmar un decreto que ayuda a crear “guetos” en los que todos los perros vayan sueltos. Además explican que algunas zonas pueden llegar a ser peligrosas para los propios animales ya que algún perro despistado podría provocar un accidente al salir a la carretera o meterse por el trazado del tranvía. Este es uno de los posibles lugares que el Ayuntamiento señaló en el mapa para que las mascotas corrieran en libertad. Hasta que Maroto no firme el decreto, esta cuestión seguirá en el aire.

“Es matar moscas a cañonazos, una polémica innecesaria. Hay una buena convivencia entre los ciudadanos que van con perro y sin él, y, además, consideramos que las mascotas necesitan correr para hacer ejercicio, jugar y socializarse. El alcalde debería escuchar esta petición y legalizar una relación de tolerancia que ya existe”, comentó Martín Martín, portavoz de ApaSos.

(Vía)

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: