Un grupo de personas para el tráfico para salvar a un perro | Schnauzi.com
logo-trans1

Un grupo de personas para el tráfico para salvar a un perro

Para Donal Kitchen, un residente de Pennsylvania (EEUU) de 80 años de edad, el 20 de septiembre del año 2013 nunca se le olvidará. Ese día perdió a su mascota Brandy, pero afortunadamente los dos se reunieron un mes después.

Ese día del mes de septiembre, Kitchen estaba haciendo recados en White Oak (EEUU). Estaba conduciendo y como hacía bastante calor decidió bajar las ventanillas. Kitchen hizo una parada corta en la consulta de su médico y dejó a Brandy, su perro mezcla de labrador de 12 años de edad, dentro del coche. Cuando regresó el perro se había ido del coche.

Kitchen llamó a la policía y su hija Marlene Frye empezó a buscar al perro. Durante semanas repartieron carteles y fueron por los lugares donde la gente había afirmado haber visto a Brandy.

“Puse 600 carteles y otras personas también pusieron carteles para tratar de encontrarlo”, comentó Frye.

El 22 de octubre, la búsqueda de Brandy llegó a su fin cuando dos conductores locales y un residente de la zona detuvieron el tráfico para rescatar al perro.

Damian Marchitello de Trafford (Reino Unido) vio a Brandy corriendo por Lincoln Way y como propietario de un perro, él no quería que le pasara nada al asustado y solitario perro.

“Yo no quería que se lastimara, así que paré y traté de ayudarle”, comentó Marchitello.

un-grupo-de-personas-para-el-trafico-para-salvar-a-un-perro

Un transeúnte vio a Marchitello luchando por capturar al animal y también se detuvo a ayudarlo. Los buenos samaritanos cortaron el tráfico hasta que Brandy estaba a salvo en los brazos de Marchitello.

Susan Mottu de Penn Hills trabaja en la calle donde se produjo el rescate. Ella también es propietaria de perros y los suele transportar en su coche. Se ofreció para llevar a Brandy a un refugio.

Cuando Mottu llegó al refugio con Brandy, un trabajador sabía exactamente quién era ese perro. Durante todo este tiempo, el trabajador del refugio estuvo al tanto del caso y esperaba que Brandy fuera encontrado sano y salvo.

“Cuando el perro entró por esa puerta, todo el mundo sabía que era Brandy y se confirmó cuando escanearon el microchip”. “Fue un día muy feliz”, comentaba Marton.

Poco después Kitchen y Brandy se reunían de nuevo.

El rescate fue posible gracias a toda la gente de buen corazón que estuvieron dispuestos a detenerse en mitad de su ocupado día para ayudar a un animal que lo necesitaba. No sólo ayudaron a una mascota perdida, sino que también pusieron una sonrisa en la cara de su dueño.

(Vía)

Una respuesta

  1. risteknusantara.com 3 años ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: