[SORPRESA]: El reencuentro del Pastor alemán "Lobo" con su familiar tetrapléjico ingresado en un hospital de Santander | Schnauzi.com
logo-trans1

[SORPRESA]: El reencuentro del Pastor alemán “Lobo” con su familiar tetrapléjico ingresado en un hospital de Santander

Rodolfo Castillo convive con un perro Pastor alemán llamado “Lobo” desde hace 6 años, después de quedar tetrapléjico. Esta semana se reunía con él tras estar ingresado en el hospital.

El conmovedor reencuentro se produjo en el hospital Universitario Marqués de Valdecilla, ubicado en la ciudad de Santander y ha sido una experiencia sin precedentes en la sanidad pública cántabra.

lobo pastor aleman hospital santander

Rodolfo Castillo, se quedó tetrapléjico durante un fatídico accidente de moto ocurrido hace 18 años. Desde hace 6 años “Lobo”, se ha convertido en sus manos, en el pilar fundamental de su día a día, siempre al pie de su silla de ruedas o de su cama.

Desde que se habían conocido nunca se había separado del perro, pero una llaga en el sacro obligó a Rodolfo a ingresar en el hospital.

Iban a ser diez días, pero se ha ido complicando, y ya van dos meses“. “Demasiado tiempo separados. Nos echábamos de menos el uno al otro”. Por eso, apoyándose en la modificación de la ley que ya ha puesto en marcha el Gobierno cántabro, solicitó recibir la visita de su “media naranja“. Y el hospital abrió por primera vez sus puertas a un perro de servicio. “El reencuentro fue impresionante. Me dio un vuelco el corazón cuando le ví. Me ha servido de terapia, he cargado las pilas“, comentaba Rodolfo.

Los familiares de Rodolfo y el equipo de enfermería de la planta de cirugía plástica y cardiovascular no se quisieron perder el emotivo reencuentro.

reencuentro pastor aleman lobo dueño hospital santander

Rodolfo se escondió en la cama y cuando el perro entró a la habitación fue directo a olisquear la silla de ruedas de su dueño, estaba inquieto y unos segundos después se encontraba a su querido dueño tapado entre las sabanas de la cama.

Estalló entonces la alegría. «¡Cuánto tiempo…! ¡Que no te he abandonado!», le repetía Rodolfo, mientras el animal le lameteaba una y otra vez la cara, nervioso, buscando en el brazo de su gran amigo las caricias que tanto echaba en falta. «Se nos escaparon las lágrimas a todos», añade.

Vídeo:

Una respuesta

  1. Grace 💖 7 meses ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.