¿Por qué perder a un perro puede ser más duro que perder a un familiar o a un amigo? | Schnauzi.com
logo-trans1

¿Por qué perder a un perro puede ser más duro que perder a un familiar o a un amigo?

Recientemente, mi esposa y yo pasamos por una de las experiencias más dolorosa de nuestras vidas, el sacrificio de nuestro perro amado, “Murphy”. Recuerdo el contacto visual que tuve con Murphy momentos antes de que tomara el último aliento, me lanzó una mirada que era una mezcla entrañable de confusión y tranquilidad porque todos estábamos a su lado.

Cuando las personas que nunca han tenido perro ven a sus amigos, dueños de perros, lamentar la perdida de una mascota, ellos probablemente piensan que es una reacción exagerada: después de todo, es “sólo un perro”.

Por que perder a un perro puede ser mas duro que perder a un familiar o a un amigo

Sin embargo, aquellos que han amado a un perro saben la verdad: Tu mascota nunca es “sólo un perro”

Muchas veces, he tenido amigos que me han confesado que se sintieron más afligidos por la pérdida de un perro que por la pérdida de un amigo o de un pariente. Investigaciones han confirmado que para mucha gente la pérdida de un perro es, en casi todos los sentidos, comparable con la pérdida de un ser humano querido.

Desafortunadamente, hay poco en nuestro manual cultural, no hay rituales de duelo, no hay obituario en el periódico local, no hay servicio religioso, para ayudarnos a superar la pérdida de una mascota, lo que puede hacer que nos sintamos más avergonzados de mostrar públicamente la pena que sentimos por nuestros perros muertos.

Quizás si la gente se diera cuenta del fuerte e intenso vínculo que hay entre las personas y sus perros, tal pena sería aceptada más ampliamente. Esto ayudaría a los dueños de perros a integrar la muerte en sus vidas y los ayudaría a seguir adelante.

Un vínculo entre especies como ningún otro

¿Qué es lo que hacen los perros para que los seres humanos se unan tan estrechamente a ellos?.

Para empezar, los perros han tenido que adaptarse a vivir con humanos durante los últimos 10.000 años. Y lo han hecho muy bien: Es el único animal que ha evolucionado específicamente para ser nuestro compañero y amigo. El antropólogo Brian Hare ha desarrollado la “Hipótesis de Domesticación” para explicar como los perros se transformaron desde sus antepasados los lobos grises en unos animales socialmente experimentados con los que ahora interactuamos de la misma manera que interactuamos con otras personas.

Tal vez una de las razones por la que nuestras relaciones con los perros pueden ser más satisfactorias que nuestras relaciones con otros humanos es por que los perros nos proporcionan una retroalimentación incondicional, acrítica y positiva. (Como dice el viejo refrán: “Puedo llegar a ser el tipo de persona que mi perro piensa que ya soy”).

Esto no es casualidad. Han sido selectivamente criados a través de generaciones para prestar atención a la gente, y, el escáner de MRI muestra que los cerebros de los perros responden a los elogios de sus dueños tan fuertemente como lo hacen con la comida (y para algunos perros, la alabanza es incluso más efectiva que la comida). Los perros reconocen a la gente y pueden aprender a interpretar las estados emocionales humanos sólo a partir de una simple expresión facial. Los estudios científicos también indican que los perros pueden entender las intenciones humanas, tratan de ayudar a sus dueños e incluso detectan a las personas que no ayudan a sus dueño o cuando los tratan bien.

No es sorprendente, que los humanos respondan positivamente a ese cariño, ayuda y lealtad. Sólo mirando a los perros puedes hacer reír a la gente. Los dueños de perros son los que están más alto en la medida de bienestar y son más felices, en promedio, que las personas que poseen gatos o que aquellas que no tienen mascotas.

foto mujer abrazando perro

Como un miembro de la familia

Nuestro fuerte apego a los perros fue revelado sutilmente en un estudio reciente de “malinterpretar”. Malinterpretamos cuando llamamos a alguien por el nombre equivocado, como cuando los padres llaman de forma errónea a uno de sus hijos por el nombre de su hermano. Resulta que el nombre del perro de la familia también se confunde con el de miembros de la familia humana, indicando que el nombre del perro se está sacando de la misma piscina cognitiva que contiene a los otros miembros de la familia. (Curiosamente, lo mismo sucede raramente con los nombres de los gatos).

No es de extrañar que los dueños de perros los extrañen tanto cuando se van.

La psicóloga Julie Axelrod ha señalado que la pérdida de un perro es tan dolorosa porque los propietarios no sólo están perdiendo una mascota. Podría significar la pérdida de un fuente de amor incondicional, un compañero primario que proporciona seguridad y comodidad, y tal vez incluso un protegido que ha sido tratado como un niño.

La pérdida de un perro también puede interrumpir seriamente la rutina diaria más profundamente que la pérdida de la mayoría de los amigos y familiares. Para los propietarios, sus horarios diarios, incluso planes de vacaciones, pueden girar en torno a las necesidades de sus mascotas. Los cambios en el estilo de vida y la rutina son algunas de las principales fuentes de estrés,

Según una encuesta reciente, muchos dueños de perros en duelo incluso interpretarán erróneamente visiones y sonidos ambiguos como los movimientos, pantalones y gemidos de la mascota muerta. Esto es más probable que suceda poco después de la muerte de la mascota, especialmente entre los propietarios que tenían altos niveles de apego a sus mascotas.

Mientras que la muerte de un perro es horrible, los dueños de perros se han acostumbrado tanto a la presencia tranquilizadora de sus compañeros caninos que, la mayoría de ellos, deciden tener otra.

Sí, yo extraño a mi perro. Pero estoy seguro de que me volveré a poner a prueba de nuevo en los próximos años.

como superar la muerte de un perro

(Vía)

Una respuesta

  1. lybra 1 mes ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.