logo-trans1


¿Por qué los perros están obsesionados con un determinado juguete?

Generalmente nuestros perros tienen una gran cantidad de juguetes, peluches y artilugios para jugar. Pero hay uno en particular que los tiene obsesionados y es su favorito.

¿Por qué los perros se obsesionan con un determinado juguete?. Un pequeño osito, un peluche en forma de cocodrilo, un elefante azul, un donut …

por-que-a-los-perros-les-gusta-un-juguete

En muchas ocasiones es todo un misterio la razón por la que nuestro perro quiere a un determinado juguete. ¿Es el olor?, ¿la textura?, ¿el color? o quizás ¿el tamaño?.

Según aseguran algunos veterinarios, no hay una razón única por la cual ciertos perros hagan de un juguete su “juguete favorito” pero hay algunos casos que se suelen dar a menudo.

Algunos perros se aferran a un determinado juguete que les recuerda a un cachorro.

Algunas perros, especialmente hembras, se vinculan a algunos juguetes como sustitutos de un cachorro“. “Los cuidan, los llevan consigo a todos lados y de esa manera se unen a ellos“.

Algunos perros de razas que se utilizan para cazar se obsesionan con los juguetes que hacen ruido. A menudo lo oyen como un pato u otro animal.

Otras razas como los labradores y golden retrievers a menudo se obsesionan con bolas. Al parecer eso les transmite seguridad. “Si están nerviosos o excitados, sea cual sea el caso, les gusta tener una bola en la boca y eso les reconforta“.

En ocasiones un juguete especial puede simbolizar un momento especial para nuestro perro, casi siempre con un ser humano. “Como cuando le das a tu perro un juguete y hay un momento que es feliz y especial con el juguete, lo asocian en su memoria“. “Es como cuando eres un niño y tu tío que no has visto durante un largo tiempo te regala un juguete por Navidad. Esos momentos tiene un gran impacto para los perros y puede durar para siempre“, explicaba la veterinaria Erika Loftin.

Los perros son eternamente niños pequeños“. Un humano cuando es niño tiene un juguete favorito pero llega un momento en su vida que madura y ya no es apropiado llevar un osito de peluche, por lo que lo reemplaza por una cartera o la foto de su mejor amigo.

Los perros nunca pasan de esta etapa. “No hay ninguna razón para reemplazar algo con lo que realmente se ha apegado. Este juguete, osito con el que ha estado vinculado, es parte de su repertorio de cosas que le dan confort, de las cosas que forman parte de su mundo“.

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.