logo-trans1
 

Un pitbull mata en el parque Isabel la Católica de Gijón a un yorkshire que participaba en un estudio científico

Un pitbull mata a un yorkshire en el parque Isabel la Catolica de GijonUn pitbull ha matado a una perra de raza yorkshire que paseaba por el parque de Isabel la Católica de Gijón. Al parecer los propietarios del pitbull no tenían la licencia para este tipo de perros considerados potencialmente peligrosos y en el momento del ataque estaba suelto y sin bozal.

La propietaria de la perra muerta, veterinaria de profesión, se encontraba paseando a sus tres mascotas acompañada de su novio. “Cuando estábamos entrando al parque vimos a un pitbull negro suelto, corriendo y sin ninguna persona al lado. Vino directamente hacia nosotros y nos empezó a gruñir y a encararse. En un momento dado, se abalanzó sobre la perrina, que pesaba sólo dos kilos y medio, y empezó a morderla en el cuello“, explicó Diana Palacios.

El yorkshire murió prácticamente en el acto. “Sangraba mucho, por la boca, por los oídos… Se ahogó en su propia sangre”, añadió Diana. Según su relato, “al momento apareció una mujer, lo ató con la correa y se fue cuando vio el cadáver”. El novio de la veterinaria corrió tras ella y la alcanzó cuando ya se encontraba en el portal de su domicilio, en la avenida de Rufo García Rendueles. “Le dijimos que no se fuese, que queríamos llamar a la Policía. Bajó entonces el hijo, que se supone que es el dueño del pitbull y nos amenazó de muerte. Dijo que nos iba a tirar por la barandilla de la playa y que nos iba a matar”, explica.

Los agentes de la Policía Local acudieron rápidamente al lugar de los hechos y comprobaron que el propietario del pitbull no tenía el permiso para la tenencia del animal por lo que lo sancionaron por infringir la ordenanza municipal. Los familiares del yorkshire presentaron una denuncia por la muerte del perro y por las amenazas del dueño del pitbull.

La perra muerta formaba parte de un estudio realizado por científicos ingleses y de una universidad catalana debido a una rara enfermedad neurológica que padecía y que tendría prevalencia también en humanos. “Sus dueños la abandonaron porque tenía convulsiones y la recogimos nosotros cuando detectamos que padecía esa enfermedad; estábamos en permanente contacto con dos grupos de investigadores que estaban haciendo un seguimiento de ‘Mina’. Les mandábamos muestras de sangre y ahora, después de la autopsia, les haremos llegar los órganos para que los puedan estudiar”, manifiesta la veterinaria.

Visto en: Elcomercio

10 respuestas

  1. Emilia Carrillo 4 años ago
  2. Roy 4 años ago
  3. Tonete 4 años ago
  4. May 4 años ago
  5. Gloria 4 años ago
  6. Tess 4 años ago
  7. Gloria 4 años ago
  8. Josè Alfonzo 4 años ago
  9. Angela 4 años ago
  10. visionario 3 años ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: