Pip, el cachorro que al que le falta parte de su cerebro por culpa de un criador | Schnauzi.com
logo-trans1

Pip, el cachorro que al que le falta parte de su cerebro por culpa de un criador

Este cachorro llamado “Pip” de 6 semanas de edad y su madre “Peggy” fueron encontrados acurrucados a un lado de la carretera. La historia que había detrás de estos dos perros Chihuahua es estremecedora.

A Peggy le faltaba una parte de su pata y Pip tenía algo raro que sus rescatadores no lograban determinar en un primer análisis.

pip-cachorro-chihuahua-problema-cerebro

Los dos perros fueron trasladados a las instalaciones de la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA) en el Reino Unido.

Los veterinarios comenzaron a examinar a Pip y en un primer momento pensaron que se trataba de una acumulación de líquido en su cerebro, lo que estaba produciendo cierta ceguera en el pobre animal.

Pero a medida que el hinchazón fue bajando, los profesionales realizaron una resonancia magnética a Pip y encontraron algo sorprendente.

La resonancia magnética reveló que el cachorro estaba perdiendo parte de su cerebro lo cual significa que sus nervios ópticos no están desarrollados y no puede ver.

pip-y-peggy

cachorro-problema-cerebro

cachorro-falta-medio-cerebro

cachorro-pip

cachorro-pip-medio-cerebro

foto-cachorro-problema-cerebro

cachorro-mitad-cerebro-resonancia-magnetica

perra-y-cachorro-maltratados-criador

“Es algo que el equipo neurológico del ‘The Animal Health Trust’ no había visto antes en un perro”, explicó Amy De-Keyzer.

Los veterinarios han explicado que Pip necesitará tratamiento de por vida. Unas gotas para los ojos y revisiones constantes.

“Una teoría es que ella fue criada a partir de dos perros merle con unas características específicas para producir una coloración, algo que es muy buscando en la sociedad actual”. “La cría de dos merles no se recomienda ya que puede dar lugar a un gen defectuoso lo que desencadenaría en graves problemas de salud, como pasó con Pip”, comentó Amy De-Keyzer.

La historia de este perro es un ejemplo de como algunos criadores superponen los deseos de los clientes por encima de la salud de sus perros.

Desde la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA) están investigando para localizar a los dueños de Pip y Peggy.

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: