Un perro salvado de ser sacrificado y un niño autista cambian sus vidas al conocerse | Schnauzi.com
logo-trans1

Un perro salvado de ser sacrificado y un niño autista cambian sus vidas al conocerse

El viaje de Jack para encontrar un amigo para siempre empezó en el mes de junio del 2013, cuando un perro mezcla de raza Teckel fue entregado por su antiguo propietario en el “Central Oklahoma Humane Society“, un refugio para animales de la ciudad de Oklahoma (EE.UU.).

Jack estaba aterrorizado, confundido y a punto de ser sacrificado. Uno de los cordinadores del refugio vio la naturaleza dulce que se escondía detrás del miedo del perro y quiso ayudarlo.

El cordinador incluyó a Jack en un programa de adopciones para intentar buscarle un nuevo hogar para salvarlo de la muerte. Lo que nadie se esperaba es que el perro tendría un tremendo impacto en la vida de un pequeño ser humano.

perro-salvado-ser-sacrificado-y-nino-autista-cambian-sus-vidas

Después de su rescate, los padres adoptivos de Jack lo ayudaron a salir del caparazón bajo el que se había escondido, haciendo que mostrara el amor que tenía. La familia trabajó para que el perro aprendiera los nuevos comandos y así hacer caso a su nueva familia.

Varias semanas más tarde una familia visitó el centro de adopciones, buscaban un compañero muy especial para Rob, su hijo autista de 7 años de edad.

El autismo dificulta la capacidad para tener relaciones sociales normales y a su vez puede hacer que un niño se sienta muy aislado y solo. Una característica muy común en los niños autistas es la incapacidad de comunicarse verbalmente con los demás, algo que padecía Rob.

Rob tenía miedo de los animales, sin embargo necesitaba un compañero urgentemente para calmar su alma. Su familia sabía que un perro podría ayudarle y enseñarle el valor de la empatía.

Cuando entraron en la habitación de Jack, de inmediato sintieron una tremenda conexión entre Jack y Rob. Ese mismo día la familia se llevó a Jack a su casa y lo convirtieron en un miembro más de la familia. El deseo de Rob de tener un amigo se hizo realidad, Jack pronto se convirtió en su sombra.

Estar cerca de otra criatura que no puede hablar abrió los ojos de Rob a un mundo completamente nuevo. Jack ayudó a Rob para superar el miedo a los perros y aprender la compasión hacia los seres vulnerables. Rob camina a diario junto a Jack y ambos son inseparables.

A pesar de que Rob es incapaz de comunicar lo que piensa sobre el perro, la familia dice que ellos pueden ver una diferencia más que notable en el comportamiento del niño, en su actitud general y en su felicidad.

Jack y Rob es un claro ejemplo que demuestra los beneficios sociales que tienen los animales en los humanos. Tener a Jack como su perro ha ayudado a Rob a liberarse de su aislamiento. Rob ha aprendido de Jack a amar a todas las criaturas grandes y pequeñas.

(Vía)

Una respuesta

  1. gorgi 2 años ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: