logo-trans1
 

Un perro salva a su dueño de su adicción al crack

Los perros son conocidos por salvar a la gente en todo tipo de situaciones peligrosas como incendios, serpientes, picos de azúcar en sangre. Un perro especial llamado Kolby salvó a su dueño de una adicción al crack, y ha sido la inspiración para mantenerse limpio durante los últimos 11 años.

Gary, cuyo apellido prefiere mantener en el anonimato, ha estado viviendo en el hotel “The Avalon” de Vancouver (Canadá) desde el año 2000. El edificio de apartamentos es gestionado por la familia Konklin y es el hogar de inquilinos con pocos ingresos, muchos de los cuales tienen adicciones a las drogas y al alcohol.

“Whole Way House” es una asociación benéfica que tiene como objetivo ayudar a los inquilinos a mantener buenas relaciones con la comunidad. Los residentes no son obligados a dejar sus malos hábitos mientras viven en “The Avalon”, y son tratados con cariño, amor, consuelo y mucho apoyo en un intento de hacer frente a sus adicciones.

perro-ayuda-hombre-a-dejar-drogas

Los hermanos  Jenny y Josk Konklin llevan el negocio actualmente. Sus abuelos compraron el edificio en la decada de 1970. Ron y Tina llevaron la gestión del hotel hasta que sus hijos se hicieron cargo.

En el año 2000, le dieron a Jenny como regalo un perro mezcla de labrador. Cuando ella empezó a ir a la universidad, Kolby fue llevado al hotel cada día para trabajar con sus padres. Fue ahí cuando Gary y el perro se conocieron.

“Gary cuidaría de él y lo llevaría al parque”. “Realmente lo acogió y se hizo cargo del perro como si fuera su propio hijo”, dijo Jenny.

La pareja llegó a crear un gran vínculo en esos dos años y un día Gary le dio a Jenny un ultimatum.

“Yo le dije, “Bien, o te lo llevas de vuelta o me lo das, porque me estoy apegando demasiado a él””, dijo Gary.

Jenny sabía lo mucho que significaba Kolby para él y supo que el perro estaría bien con él.

Pero Gary fue adicto al crack y fumaba en la habitación. Kolby no podría soportarlo (probablemente el olor), y rascaría la puerta para salir. Gary no podría permanecer viendo como su amigo sufría por su culpa, y decidió dejarlo.

“Kolby es mucho más que mi vida”. “Si no lo tengo yo estaría sentado en mi habitación viendo la tele todo el rato. Pero ahora yo salgo. Voy a tomar aire fresco. Es una gran diferencia”, dijo Gary.

Once años después, Gary está limpio y ya no consume. Y todo gracias al amor que comparte con Kolby.

“Es importante para nosotros hacer saber a la gente que no estan solos. Los perros dan un amor incondicional”, comentaba Jenny.

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: