Un perro que fue robado y vendido se reúne de nuevo con su familia | Schnauzi.com
logo-trans1

Un perro que fue robado y vendido se reúne de nuevo con su familia

roban-perro-cartagena-colombia

Pinky, es un pinscher de casi 2 años de edad que misteriosamente desapareció de la casa de sus familiares en Cartagena (Colombia). La perra había sido robada, luego se perdió y finalmente fue rescatada por un buen samaritano que se lo dio a su falso propietario. Afotunadamente, Pinky acabó volviendo a los brazos de su verdadero dueño gracias a un anuncio en un periódico.

Edilberto Luis Ariza es el buen samaritano que rescató a Pinky de las calles de Cartagena. Ariza, que trabaja como un conductor de moto-taxi, fue abordado por un hombre el pasado mes de septiembre. El hombre contrató a Ariza para conducir por la ciudad mientras intentaba capturar a Pinky que corría suelta.

Los dos estuvieron en la moto durante bastante tiempo detrás de la perra pero no lograron capturarlo. Los hombres dejaron de perseguir a Pinky y se separaron, pero minutos más tarde Ariza fue capaz de localizar a Pinky y capturarla de forma segura.

Ariza volvió al mismo lugar donde había dejado al hombre, quería devolverle la perra pero el hombre ya no estaba por ninguna parte. En ese mismo momento Ariza se dio cuenta de que el hombre no le había devuelto el casco que le había dejado para realizar el trayecto.

familia-cartagena-colombia-recupera-perro-robado

Como Ariza necesitaba el casco para seguir trabajando, decidió dirigirse a un periódico local, El Universal, y poner un anuncio para intentar localizar al hombre y cambiar la perra por el casco.

El anuncio fue compartido por la página de Facebook del periódico y al día siguiente Ariza recibió una llamada teléfonica del hombre que había ayudado la mañana anterior.

Al mismo tiempo Leidy Alexandra Baldión, de 15 años de edad, vio a Pinky en la página de Facebook y reconoció a la perra. Baldión era la verdadera dueña de Pinky. La perra había sido robada de su casa hacía unos días.

Baldión y su madre se pusieron en contacto con Ariza, quien se quedó muy confundido ya que dos familias diferentes estaban reclamando a la perra.

“Yo dije que devolvería la perra a quien me diera mi casco”. “Mi casco era la única prueba que tenía de devolver la perra a quien estaba conmigo buscando al animal por la mañana”, comentaba Ariza.

Debido al cambio, Pinky acabó en las manos de un dueño falso, pero la familia Baldión no se rindió. Le pidió a Ariza un encuentro para que viera que Pinky era verdaderamente su perra.

Cuando Ariza conoció a los Baldións y supo la verdadera historia, sabía que tenía que ayudarles a encontrar a Pinky. Ariza accedió a llevarlos a la casa en la que había realizado el intercambio del casco por el perro.

Cuando llegaron allí, no encontraron al hombre al que Ariza le había dado a Pinky, pero se encontraron a la perra atada dentro de la casa. La perra explotó de emoción al reconocer a su verdadero dueño.

Ariza habló con los dueños de la casa, a los que el hombre le había vendido la perra. Después de saber la verdadera historia, los nuevos propietarios accedieron a devolver a Pinky a los Baldións.

Los Baldións no han conseguido encontrar al ladrón de Pinky y no podrá pagar por el crimen que cometió, pero los Baldións están felices de conocer a gente de buen corazón como Ariza y a los compradores de Pinky que hicieron lo posible para reunir a la perrita con sus verdaderos y queridos dueños.

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: