logo-trans1


No sabía como reaccionaría su bull terrier ante su nuevo gato tuerto adoptado, pero solo hay que verlos

Phoebe Gill vio una foto de Stitch, una gatita calva y tuerta, y supo sí o sí que tenía que adoptarla. Según explicó su rescatadora sufrió una herida en un ojo que se habría curado con medicación pero la persona que la tenía no la llevó al veterinario. Cuando el animal empeoró fue abandonado y un veterinario se la llevó y la operó para quitarle el ojo que no podía ser salvado.

No sabía como reaccionaría su bull terrier ante su nuevo gato tuerto adoptado, pero solo hay que verlos

A pesar de todo, Phoebe se enamoró de ella. ”Me enamoré a primera vista y me la traje a casa. Sólo me preocupaba una cosa, como se llevaría el gato con su perro Bull Terrier”.

Pero no había nada de qué preocuparse. Stitch se sintió muy muy cómoda desde el primer momento y desde que vio a Alaska, el perro, no se separó de él.

Estaba acostumbrada a que Alaska, mi perro, me siguiera a todos lados, hasta al retrete y a la ducha. Ahora, lo hacen los dos”, dice Phoebe. ”Comen juntos, duermen juntos, juegan juntos y estoy segura de que si dejáramos salir a Stitch a la calle, también harían caca juntos”.

Stitch nos ha traído mucho amor”.

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.