logo-trans1
 

La increíble historia de dedicación de un adolescente de 17 años por volver a encontrar a su perro

El joven de diecisiete años de edad, Bernardo Cano, es el mejor amigo de su perro Duncan y cuando desapareció estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario para traerlo de vuelta a casa.

“He tenido a Duncan desde que era un niño”. “No he tenido a nadie tan cerca de mí como a mi perro”, comentaba Bernardo.

El 5 de agosto, el adolescente de Appleton (Wisconsin) llevó a su perro mezcla de beagle a dar un paseo antes de ir al trabajo. Después de dar el paseó lo dejó en casa y cuando Bernardo volvió Duncan ya no estaba. No tenía ni idea de como el perro se había ido.

Bernardo publicó un anunció de la desaparición de su perro en Craigslist y se puso en contacto con Nikki Chaganos, un voluntario que rescata perros perdidos en Wisconsisn, y publicó información en su página de Facebook. Con los 50 euros que tenía en su cuenta de ahorro y la ayuda de Nikki, Bernardo fue poniendo carteles por siete ciudades. Puso un total de 100 carteles de su perro perdido y todo el recorrido lo hizo en bicicleta.

adolescente-lucha-por-encontrar-a-su-perro

“Fui en bicicleta de Chilton a Hortonville, Kaukauna, Neenah, Menasha, Grand Chute, Little Chute, Kimberly. Lo hice casi durante el día y noche para lograr encontrar a mi perro. No quería renunciar a él. En realidad estaba esperando que alguien lo llevara….”.”La gente me dijo: ‘Deberías olvidarte de esto’. Déjalo en paz. Era muy difícil después de todo lo que hemos pasado juntos, y la conexión tan especial que tenemos“, comentaba Bernardo.

Le preocupaba aún más que las tormentas, incluyendo seis tornados, barrieron la zona dos días después de que Duncan desapareciera. Pasaron dos semanas y Bernardo recibió la llamada telefónica que tanto había estado esperando: La asociación protectora de animales del Valle Fox tenía un perro y creían que era el suyo.

“Le dije: ‘Voy a decirte exactamente cómo es y me puedes decir si es él'”, dijo Bernardo.

Policías de Appleton lo habían encontado en un parque y lo entregaron a la protectora de animales, porque tenía varias etiquetas. Bernardo fue a ver a Duncan, tan pronto como pudo y lloró al ver a su amigo fuertemente sedado.

El perro tenía varias fracturas en la pierna izquierda trasera, el tobillo y la pata. También tenía una herida abierta que se le estaba infectando. Probablemente el perro había sido atropellado por un coche. El personal cree que las heridas habían sido producidas hacía una semana y creían que era posible que le tuvieran que amputar una pata.

Gracias a las donaciones de amigos y extraños, Bernardo fue capaz de pagar 300 euros. El refugio se ha hecho cargo de una parte de los gastos de veterinario.

Estaba feliz de tener a su amigo de nuevo con él. Por desgracia, pronto necesitaría 200 euros para otra intervención. Personas altruistas intervinieron de nuevo y ayudaron a Bernardo y a Nikki a recaudar el dinero necesario.

“Empecé a tocar el acordeón en el centro, soy músico y empezó a tener efecto”, dijo Bernardo, que recaudó 25 euros estando una hora frente a una tienda de café. “Puse mi cartél y la gente amablemente donó dinero para la causa. Llegué justo a tiempo para recogerlo al día siguiente en la clínica”.

Ahora él está trabajando para mantener a Duncan sano, limpiando sus heridas y cambiandole los vendajes, lo que ha hecho que salvara su pierna.

“Gracias a los antibióticos, al té de cosecha propia y al kéfir que le ha estado dando, la infección de Ducan ha ido a menos”, comentaba Bernardo, cuyo padre hace remedios herbarios muy eficaces.

Tengo una gran deuda pero una cosa es segura, mi mejor amigo está en casa. Y nada volverá a llevárselo de nuevo“, dijo Bernardo.

El aspirante a artista ha estado creando guitarras, cajas de cigarros y joyas para vender por eBay y poder estar al día con los gastos del veterinario.

“A sus 17 años ha demostrado que está dispuesto a hacer lo que sea necesario para mantener a Duncan saludable y feliz”, dijo Nikki.

Bernardo está eternamente agradecido por toda la ayuda que ha recibido. “Es muy sorprendente saber que hay este tipo de personas por ahí fuera”, comentaba.

La historia no termina aquí ya que durante una de sus muchas visitas a Fox Valley para ver si Duncan había aparecido, Bernardo se encontró a una mujer y a su hija llorando. Ellos habían ido para dejar a su perro de raza pinscher miniatura llamado Scout.

“Me senté en el banco llorando”. “Había una pequeña niña llorando con un cachorro en sus manos. Ella vino hacia mí y me pregunto si podría hacerme cargo de su perro. La niña dijo que no se podían hacer cargo de él”.

Bernardo cogió a Scout, que se ha convertido en el protector de Duncan.

7 respuestas

  1. Ruth jara 3 años ago
  2. YoSu 3 años ago
  3. ROSA ELVA LOMAS 3 años ago
  4. myriam buitrago 3 años ago
  5. Deux 3 años ago
  6. Glowis 2 años ago
  7. andrea diaz 2 años ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: