logo-trans1
 

La Comisión Europea pregunta a España si se utilizó carne de perro en albóndigas holandesas

Las autoridades sanitaras de Holanda investigan si un mayorista de productos cárnicos de Ámsterdam habría estado importando cadáveres de perros desde España para utilizarlos para la alimentación animal e incluso para hacer albóndigas destinadas al consumo humano.

Ha sido tal la repercusión de la noticia que ha llegado a la Comisión Europea, que no ha tardado en pedir explicaciones al Gobierno español sobre el fraude, que se ha quedado de lo más sorprendido y según ha dado a conocer podría tratarse de algo especulativo.

Todo comenzó al destaparse la noticia que comentamos hace unos meses en la que un Refugio de Animales de Cambados (Pontevedra) destapaba una empresa gallega que se dedicaba a la recogida de animales vivos abandonados pero que no dejaba verlos en persona.

carne-perro-albondigas

carne-perro-albondigas-holandesas

“Hace un año y medio fuimos y les dijimos que queríamos ver a nuestro perro que estaba allí y nos prohibieron la entrada”, explicaba Olga Costa, presidenta del refugio de Pontevedra.

Según comentaba Costa, esta perrera te pedía una descripción del perro y de ser aproximada te lo traían a la puerta ya que no dejaban entrar dentro. El resto de animales acababan siendo sacrificados. Por ello, se alertó al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Vigo que inició una investigación que acabó con el descubrimiento de un almacén en As Neves (Pontevedra) con 15 toneladas de animales muertos. En el caso hay hasta 11 personas implicadas de las distintas empresas involucradas.

A parte de estas empresa, hay otras implicadas que recogían tanto animales vivos como muertos y los enviaban a una planta de Salamanca para realizar su incineración. Después se les entregaba a los clientes, a los propietarios de los perros, una factura por el cual la incineración individual se había hecho allí. “Pero allí no se hacen incineraciones individuales (con las cenizas en una urna), eso es una estafa”, cuenta Costa. En septiembre del año pasado, el juzgado vio delito y la protectora de animales se personó como acusación particular, por un presunto delito de estafa.

En esta planta incineradora de Salamanca se detectó, según Costa, adn de perro y de oveja que podían haber acabado en la cadena alimentaria para pienso. Y hay indicios de que esta empresa ha comercializado con un total de 42 empresas entre nacionales y extranjeras (40 de ellas españolas, de 13 provincias españolas, además de una holandesa y otra de Portugal).

(Vía)

3 respuestas

  1. vicky 3 años ago
  2. Toro Sentado 3 años ago
  3. altagracia 3 años ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: