logo-trans1
 

La amistad entre Christophe y Fadjen inquieta a los taurinos

No es la primera vez que hablamos en Schnauzi.com de la famosa historia de amor entre un hombre y un toro.

Christophe Thomas se prometió cuando era un niño que algún día salvaría la vida de un toro para que no fuera asesinado en una corrida de toros. Después de casi 30 años, Christophe cumplió su promesa y compró a Fadjen cuando era un bebé librándolo de una muerte segura.

“Lo compré a la ganadería Domecq, y estaba destinado a ser toreado en Barcelona. Cuando les pregunté si era difícil educar a un toro me contestaron : « Si lo cuidas bien, verás que es incluso más fiel y manso que un perro ». Esto demuestra que ellos saben bien el tipo de animal que tienen y que mandan a las corridas!”, explicaba Christophe.

La amistad de Christophe y Fadjen inquieta a los taurinos

Un aficionado a la tauromaquia ha enviado una carta al Prefecto de la Región (La Bretagne, Francia) haciendo que la policía acudiera a casa de Christophe y Fadjen. En dicha carta el hombre explica que “desde hace algun tiempo, un hombre bueno pero inconsciente se pasea por las calles de su departamento (y de otros) con un toro negro. Él dice que se trata de un toro de lidia domesticado. Cuando un toro de lidia puede ser provisionalmente domesticado, pero nunca adiestrado.” Como prueba de tales afirmaciones, aporta el contundente argumento de que “nunca se ha visto a un toro bravo en la pista de un circo”, y añade, además, que “un verdadero toro bravo volverá un día u otro a su estado salvaje”.

El ciudadano solicita al Prefecto que tome medidas para conocer inmediatamente el origen del animal, “ya sea por indagaciones o, mejor aún, por pruebas de ADN, para no dar lugar a error, pues, si se tratara de un verdadero toro bravo,  esto terminará un día u otro en una masacre, bien en una escuela o en las calles por las que pasea al moreno atado simplemente con una ligera cuerda:  es decir, que este señor podrá ser acusado de homicidio o asesinato, porque habrá sido prevenido de esto pero no lo ha tenido en cuenta”.

“Y si se tratara de un simple toro negro”, prosigue para no dejar títere con cabeza, “entonces será culpable de timo y deberá disculparse ante todas las personas a las que engañado”.

Para rematar la “faena”, el atribulado vecino, que acaba confesándose cirujano taurino, precisa al Prefecto que “todos los criadores tienen que alimentar en algún momento a un toro con biberón (si la madre murió en el parto) pero, conociendo a estos animales, rápidamente dejan de alimentarlos y pasan a tomar las medidas de precaución habituales: altas verjas y recintos cerrados con seguridad”.

Aquí dejamos un vídeo en el que se ve a Fadjen disfrutar de la compañía de Christophe. También podéis ver a Fadjen en el artículo que le hicimos de una prueba de que los toros No nacen para morir.

17 respuestas

  1. JimMorrison 4 años ago
  2. NanaNeko 4 años ago
    • León 4 años ago
  3. May 4 años ago
  4. Gloria 4 años ago
  5. mario cotrina montoya 4 años ago
  6. Myriam 4 años ago
  7. chichi 4 años ago
  8. Chema 4 años ago
    • lily 3 años ago
  9. lily 3 años ago
  10. くなでだ 3 años ago
  11. tblmoto 3 años ago
  12. Fadjen, el bello toro 2 años ago
  13. Fadjen, el bello toro 2 años ago
  14. Luis Castro 1 año ago
  15. Susana 1 año ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: