Gisela, la galgo que cuando fue encontrada estaba tan delgada que era como acariciar las raíces de un árbol | Schnauzi.com
logo-trans1

Gisela, la galgo que cuando fue encontrada estaba tan delgada que era como acariciar las raíces de un árbol

La historia de la galgo Gisela nos ha conmovido tanto que no podíamos pasar por alto su rescate y su gran ejemplo de superación hasta el último momento.

La historia se remonta al año 2009 pero no por haber pasado tantos años deja de ser de lo más emotiva, sobre todo la lucha de todo el equipo veterinario que hizo todo lo posible hasta el último momento.

gisela galgo negro esqueletico

El veterinario que atendió a la perrita explicó que en todos sus años de trabajo con los animales nunca había visto un perro vivo en esas condiciones.

Estaba tan delgada que cuando se pasaba su mano por su cintura para acariciarla era como acariciar las raíces de un árbol. Estaba completamente esquelética.

Con el paso de los días Gisela fue respondiendo a los antibióticos y poco a poco comiendo a base de jeringuillas. Se esperaba que con el paso de los días fuera a mejor pero su salud sufrió un revés.

Desgraciadamente la perrita no soportaba más su débil estado. Finalmente el 1 de septiembre del 2009 a las 10:19 cruzaba el puente del arco iris.

Después de una dura batalla de 19 días y de hacer todos los esfuerzos posibles por luchar por su propia vida. Su páncreas parecía que había recuperado en un principio pero poco a poco se fue deteriorando hasta el punto de que Gisela ya no conservaba nutrientes.

“Nuestra decisión de dejarla descansar fue facilitada por María, confirmando que aunque siguiéramos luchando por ella, ya no tenía más fuerzas para pelear y acordamos que lo mejor era permitirle el silencio con los brazos alrededor de los que tanto se preocuparon por ella”.

“En este momento todos nosotros hemos encontrado consuelo en todos los mensajes de esperanza y buena voluntad recibidos y estamos más decididos que nunca a que la lucha de Gisela no sea en vano. Continuaremos nuestro trabajo con el Noahs arc cuando otra Gisela llegue y seguiremos luchando por ello”, explicaban los veterinarios del Noahs arc.

Con este homenaje queremos recordar a Gisela, allí donde estés seguro que has cruzado el puente del arco iris y algún día te reunirás con todos los que tanto cuidaron de ti en los últimos días de vida.

puente del arco iris foto

Añadir comentario

error: