logo-trans1
 

Dos imputados por envenenar a cien perros en La Vallesa de Mandor

El juez ha imputado a dos personas por envenenar presuntamente a cien perros en La Vallesa de Mandor. Se trata de Enrique T. L. propietario del terreno y Bartolomé S. A. persona encargada de vigilar la finca. El paraje de La Vallesa de Mandor es un terreno de propiedad privada pero de acceso público.

Dos imputados por envenenar a cien perros en La Vallesa de Mandor

La investigación empezó hace casi diez años cuando se le comunicó la muerte de un perro a la Guardia Civil. Años más tarde se presentó otra denuncia de otro perro que había muerto en una situación parecida. Esto sumado a otras actuaciones de un juzgado de Llíria han desembocado en la imputación de estas dos “personas”.

El auto judicial recoge que, en fechas indeterminadas, el encargado de la finca “colocó cebos envenenados produciendo el envenenamiento, y la muerte en otros casos, de más de un centenar de animales domésticos“.

El instructor revela uno de los casos en los que el cuidador de la finca fue sorprendido por unos vecinos de la zona. Ocurrió en enero de 2006. El hombre fue descubierto por tres personas entre la pinada de la calle Rocafort y la estación de metro. De una bolsa de plástico sacó un objeto y lo dejó en el suelo. A continuación, abandonó el lugar.

Los testigos recogieron lo que había puesto en el suelo el imputado, parecía una simple cabeza de ave envuelta en un periódico pero después de un análisis se comprobó que contenía unas bolas de un compuesto denominado Temik, que resultó ser el nombre comercial del aldicarb. Se trata de un compuesto tóxico que, dependiendo de la dosis, puede causar incluso la muerte de una persona.

Además, los productos son de aplicación prohibida en la actualidad. Tampoco se puede esparcir “sin un control previamente autorizado”. El juez considera que los productos tóxicos eran adquiridos por el guardés de la finca mediante la “autorización” del propietario del terreno de quien el primero recibía las órdenes.

Los hechos pueden constituir un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos. El dueño de la finca recurrió el auto y solicitó el archivo de la investigación. El juez lo ha rechazado.

Visto en: Lasprovincias

Una respuesta

  1. altagracia 3 años ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: