Un total de cien personas imputadas en Lugo por dopar vacas para producir más leche | Schnauzi.com
logo-trans1

Un total de cien personas imputadas en Lugo por dopar vacas para producir más leche

Unas cien personas han sido imputadas por la presunta utilización fraudulenta de una hormona animal denominada somatotropina bovina (BST) que posibilitó que miles de vacas de Galicia y otras comunidades españolas produjesen más leche de la normal.

Su uso está terminantemente prohibido en la Unión Europea porque considera que puede causar graves problemas de salud a los humanos.

En Estados Unidos el uso de la hormona somatotropina está permitido ya que no se detectó riesgo para la salud humana. En Europa, en cambio, hay estudios que concluyen que leche y derivados producidos bajo la administración de esta hormona aumentan el riesgo de cáncer de mama, provocan arritmias, malformaciones en fetos y hasta diabetes.

La operación, que ha sido bautizada como “Burela”, ha sido realizada por agentes del Seprona de Lugo.

Se han detenido a personas de diferentes provincias, sólo en Lugo han sido detenidas 60 personas. También hay detenidos de A Coruña, Santander, Asturias y Lérida.

A muchos de los imputados se les atribuye, entre otros, delitos contra la salud pública e, incluso, maltrato animal. El comportamiento de alguno de los acusados podría haber constituido un cohecho.

cien-imputados-por-dopar-vacas-para-producir-mas-leche

Entre los imputados se encuentra un alto funcionario del Servicio de Vigilancia Aduanera que estaba adscrito al aeropuerto de Barcelona El Prat.

¿Qué es la BST y para qué se utiliza? Un veterinario lucense explicó que también se le llamaba hormona de crecimiento bovino. Se produce en la glándula pituitaria del ganado, pero también se consigue de forma sintética en un laboratorio. Se administra a las vacas a través de una inyección. El animal llega a producir en algunos casos casi el doble de leche de lo que sería habitual. «Da mucha más leche, pero en cambio se reduce de forma notoria su tiempo de vida», explicó un veterinario.

Según la investigación, los pequeños envases que contenían las ampollas con la hormona llegaban desde México. Era un ciudadano de este país quien, supuestamente, lo introducía irregularmente en España.

La puerta de entrada era el aeropuerto de El Prat de Barcelona donde, al parecer, algunas personas encargadas del control de las mercancías hacían la vista gorda. De hecho, en la lista de imputados hay varios funcionarios que realizaban labores de vigilancia en la terminal aeroportuaria catalana.

Muchos de los imputados son pequeños productores, pero también estarían involucradas algunas personas vinculadas con industrias lácteas que supuestamente conocían la operativa y no la pusieron en conocimiento de las autoridades.

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: