Una niña de ocho años de edad, natural de Chilliwack (Canadá), ha sobrevivido al ataque de un perro de raza pit bull gracias a la intervención de una perrita chihuahua.

Jenna, una estudiante de tercer grado, estaba buscando conejos fuera de la casa de sus abuelos el pasado martes cuando el pit bull del vecino se escapó de su recintó y atacó a la niña.

El perro la agarró de las rodillas y le mordió en la cabeza, haciendo que la niña acabara con graves heridas y cientos de puntos de sutura. Fue entonces cuando “Honey”, un chihuahua de 4 años de edad, perteneciente a Anne Marie Desrochers, abuela de Jenna, intervino.

El pequeño perro ladró al pit bull, distrayéndolo de Jenna y haciendo que la soltara. Empezó a perseguir al chihuahua hasta que el dueño del pit bull, que había sido testigo de gran parte del ataque, pudo capturarlo.

chihuaha-salva-nina-ataque-pit-bull

chihuaha-salva-nina-ataque-pitbull

Los ladridos de Honey llamaron la atención de Anne Marie que salió a la puerta, donde pudo ver la espalda de Honey llena de sangre y al vecino con su nieta. “Mi perro ha mordido a Jenna”, decía el propietario del perro llorando.

Anne Marie fue corriendo hacia su nieta y se quedó sorprendida de la magnitud de las heridas. “Tan pronto como movió la mano de su nieta, gritó”.

Rápidamente fueron al hospital y allí varios médicos la operaron y le dieron puntos de sutura. La niña deberá acudir al médico para realizarle varias operaciones de cirugía plástica.

“Estamos muy felices de que Honey tuviera bastante coraje para distraer al pitbull. No sé que habría pasado si el perro hubiera mordido el cuello de mi hija”, dijo la madre de la menor al diario ‘The Chilliwack Times’. Un día después del incidente el vecino aceptó sacrificar a su perro.

(Vía)

Tags: , , , ,