Un cementerio de mascotas investigado por dar cenizas de los animales al azar | Schnauzi.com
logo-trans1

Un cementerio de mascotas investigado por dar cenizas de los animales al azar

Los dueños de un cementerio de mascotas están siendo investigados después de ser acusados de dar la cenizas de los animales al azar a los clientes que habían confiado en la instalación para incinerar a sus queridas mascotas y luego obtener sus restos.

El “Katy’s Pet Cemetery and Crematory“, ubicado en el condado de Tazewell (Illinois), está siendo investigado después de que la pasada semana un voluntario, que se dedica a rescatar perros, hiciera el macabro descubrimiento con una decena de cadáveres de animales dejados en descomposición en un congelador.

cementerio mascotas da cenizas al azar

El pasado jueves el voluntario Richie Rich había estado buscando a un gran danés llamado “Cosmo” perdido en South Pekin.

Cuando estábamos haciendo las rondas, cerca de un campo de calabaza donde fue vista por última vez, Kayla notó algunas aguas estancadas en el cementerio“. “Nos detuvimos para comprobar si había huellas de perro e inmediatamente nos encontramos con un olor que al momento supimos que no era nada bueno“, explicó Rich.

Rich trabaja en el “Trap and Animal Rescue of Peoria (TRAP)” y sabía que el perro perdido habría acudido a una zona de agua pero allí descubrieron algo inquietante.

Había un congelador fuera del edificio, que cuanto más nos acercábamos más fuerte era el olor“.

La policía encontró dentro los cadáveres de tres perros que se habían descompuesto y habían permanecido allí durante un largo período de tiempo. Uno de los animales tenía un microchip que llevó a sus dueños los cuales dijeron que ya habían recibido las cenizas de su gato, que supuestamente había sido cremado en el año 2013 en ese cementerio de mascotas.

investigan cementerio perros por dar cenizas al azar

Según ha informado la policía, desde entonces han descubierto 15 mascotas más y diez en otro congelador.

En la investigación sólo han participado los restos de animales que tenían microchip y uno de ellos se remonta al año 2001.

Pocos días después del macabro descubrimiento, Joe Abts, dueño del cementerio de mascotas, se suicidó.

A los dueños de los animales se les ha informado y tienen la opción de presentar una queja civil contra Katy’s Pet Cemetery and Crematory.

(Vía)

Añadir comentario

error: