Air Berlin tendrá que pagar 2.635 euros al dueño del perro que murió deshidratado | Schnauzi.com
logo-trans1

Air Berlin tendrá que pagar 2.635 euros al dueño del perro que murió deshidratado

Hace unos días hablábamos del desgraciado suceso que le ocurrió al perro de raza bulldog inglés de Francisco Javier Ramos. La compañía Air Berlin perdió el perro durante un vuelo desde Sevilla a Palma de Mallorca. Francisco demandó a la compañía y ha sido juzgada y condenada.

El perro murió después de haber estado expuesto al sol en la pista del aeropuerto de Sevilla durante 40 minutos. Finalmente Air Berlin ha sido condenada a pagar 2.635 euros de indemnización y 550 euros por las costas procesales.

Air Berlín y el afectado han alcanzado un acuerdo amistoso, por lo que el proceso ha quedado visto para sentencia, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

air-berlin-condenada-por-muerte-perro

La defensa del demandante ha destacado que con el acuerdo “Air Berlin reconoce su responsabilidad en la muerte de Nano, un bulldog inglés que los operarios de handling de la aerolínea dejaron expuesto al sol en el aeropuerto de Sevilla”, antes de embarcar en un vuelo hacia Palma el 11 de julio del 2012.

Francisco aseguraba que cuando acudió a facturar el perro como equipaje solicitó al operario de Air Berlín que le permitiera dejar un cuenco con agua dentro del trasportín porque era un día muy caluroso y faltaban dos horas para el embarque. El operario se negó, alegando que el agua podía mancharlo todo, aunque el pasajero explicó que el trasportín era estanco y dejó una botella de agua y un cuenco en un compartimento del transportador e insistió en que dieran de beber al perro.

Posteriormente, el pasajero vio desde los ventanales de la sala de embarque del aeropuerto cómo llevaron a su mascota a pie de avión y lo dejaron en la pista al sol unos 40 minutos. Al llegar a Palma, una operaria le indicó que había un problema con su perro, que estaba tumbado, que no se movía y que podía necesitar ayuda veterinaria urgente, según reflejaba la demanda.

Cuando los trabajadores de Air Berlin le entregaron el trasportín a Francisco pudo ver que su mascota estaba muerta y que el receptáculo estaba “repleto de vómitos, orines y heces, síntomas previos a la muerte por deshidratación”, según recoge la demanda contra Air Berlín por “extrema negligencia”, que adjuntaba un certificado de un veterinario que indicaba que el animal murió por un golpe de calor.

Una respuesta

  1. carola 3 años ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: