logo-trans1
 

Un adolescente agredido por ponerse un traje de pollo y protestar frente a la cadena de comida rápida KFC

Un adolescente activista por los derechos de los animales vestido con un traje de pollo, se vio obligado a abandonar su protesta frente a la cadena de comida rápida KFC debido a la lluvia de comida que le lanzaron.

Olly Tyler llegó al local de Trowbridge (Reino Unido) vestido con un traje de pollo hecho a medida y planeaba quedarse fuera del establecimiento dos días para disuadir a los clientes. En cuestión de horas varios comensales empezaron a lanzarle bolsitas de salsa, alitas de pollo y nuggets.

Uno de los comensales incluso le llegó a dar un puñetazo en la cabeza, dos hombres saltaron encima de su coche y uno le hizo un placaje de rugby haciendo que se golpeara contra el suelo.

adolescente-protesta-vestido-de-pollo-kfc

hombre-vestido-pollo-protesta-kfc

El joven de 16 años de edad amortiguó los golpes gracias a su traje de pollo, pero según explica quedó tan afectado que ha jurado no volver. A pesar de la violencia que sufrió, aseguró que no quería hacer perder el tiempo a la policía pidiéndole que investigaran lo sucedido.

“He protestado fuera de este KFC en otras ocasiones y me han lanzado alitas de pollo, pero esta vez fue mucho peor”. “La gente echó salsa, alitas de pollo y nuggets. Estaba cubierto de ellas”. “Un tio me dio un puñetazo en la cabeza. No me dolió pero me quedé muy sorprendido. Veinte minutos más tarde dos hombres se bajaron de un coche y me tiraron al suelo”.

Olly se gastó los 730 euros que le dieron sus padres, por haber sacado buenas notas, en comprar el traje de pollo que se lo hicieron a medida en París.

El adolescente ha ganado un premio de PETA por la gran labor que ha hecho decidiendo protestar fuera del KFC después de leer un artículo en el que afirmaban que las gallinas de la cadena de comida rápida eran mantenidas en condiciones horribles.

“Yo llegué a las 10h y los trabajadores de KFC ya estaban afuera. Ellos nunca son amables conmigo, pero no me hacen nada”. “El KFC está al lado de un McDonalds y salieron para ofrecerme comida pero tuve que rechazarlo porque soy vegetariano”. “La mayoría de la gente era agradable, fueron saliendo y saludandome, pero luego se convirtió en peligroso”. “Yo quería pasar todo el día allí, pero me fui por 14:45 porque estaba preocupado por mi seguridad. El área no tiene circuito cerrado de televisión y me sentí muy vulnerable”, comentaba Olly.

Un portavoz de KFC insistió: “En KFC estamos comprometidos con el bienestar de las aves de corral y sólo utilizamos proveedores de confianza, que son los mismos que los principales supermercados y restaurantes del Reino Unido, que cumplen las regulaciones del Reino Unido y de la UE sobre la calidad y bienestar.”

protesta-cadena-comida-rapida-kfc

Visto en: Telegraph

2 respuestas

  1. elena 4 años ago
  2. Cristina 4 años ago

Añadir comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: